Compartir
Héctor Guerrero, de la Gerencia Regional de Salud 6 firma convenio.

Servicios/Caribbean Digital

San Juan, República Dominicana.- La Fundación REDDOM (REDDOM) estableció acuerdos de trabajo con tres entidades públicas y una organización de productores agrícolas, con el objetivo de  mejorar de manera sostenible las condiciones de vida de las familias de comunidades seleccionadas en la región de El Valle (Suroeste), a través del incremento en los ingresos, mejores prácticas de nutrición e higiene, y  acceso a servicios de agua potable y saneamiento.

Héctor Guerrero, de la Gerencia Regional de Salud 6 firma convenio.
Héctor Guerrero, de la Gerencia Regional de Salud 6 firma convenio.

Los convenios fueron rubricados con las direcciones regionales de la Región Suroeste/El Valle (San Juan y Elías Piña) del Instituto de Aguas Potables y Alcantarillado (INAPA), el Ministerio de Educación y la Dirección Provincial del Ministerio de Salud. También se firmó un acuerdo con la Federación de Caficultores y Agricultores para el Desarrollo de San Juan (FECADESJ) y con la Pastoral Social de la Parroquia San Pedro de El Cercado, provincia San Juan.

REDDOM con fondos de USAID ejecutará acciones tendentes a contribuir a mejorar los ingresos de las familias rurales, a través del desarrollo de núcleos comunitarios con centros de entrenamiento y parcelas demostrativas, establecimiento de huertos caseros y pequeñas granjas, el desarrollo de centros de distribución, y el entrenamiento de los agricultores y grupos de mujeres. De igual manera, se estará trabajando para promover la adopción de mejores prácticas para el manejo del agua, el saneamiento y la higiene en las comunidades seleccionadas, así como en adopción de mejores prácticas de nutrición para los niños menores de 5 años y las mujeres embarazadas, al tiempo que se fortalecerá la capacidad de los habitantes de las comunidades seleccionadas para promover las acciones esenciales de nutrición, higiene y saneamiento.

Estos esfuerzos se llevarán a cabo a través del Programa de USAID/REDDOM de Seguridad Alimentaria y Saneamiento en la Región de El Valle en las provincias San Juan y Elías Piña. Dicho programa recibirá un financiamiento de la USAID de $2.0 millones de dólares.El Programase llevará a cabo en cinco municipios de las dos provincias mencionadas ybeneficiará a más de 12 mil habitantes pertenecientes a unos 2,565 hogares. Las comunidades beneficiarias serán Yabonico y Los Copeyes de Las Matas de Farfán; Batista, La Vereda y La Guázara de El Cercado; Sabana Grande de Vallejuelo y El Batey de San Juan de la Maguana, todos localizados en la provincia San Juan. Mientras que en Elías Piña se trabajará en la comunidad de Sabana Mula, del municipio de Bánica.

Se espera que al final del proyecto al menos 400 hogares hayan mejorado suseguridad alimentaria, con un  mayor acceso a agua potable y sanidad, y que se hayan entrenado 30 voluntarios que puedan ofrecer servicios de salud con mayor capacidad, así como promover acciones esenciales de nutrición.

“Con este Programa pretendemos ayudar a mitigar la pobreza, garantizar el uso de agua potable, así como encaminar acciones que ayuden a mejorar las condiciones nutricionales de niños menores de 5 años y mujeres en edad reproductiva. Es un enfoque de integración de las organizaciones locales de la cadena de valor agrícola, entidades sociales y las comunidades, con el fin de garantizarla sostenibilidad de las acciones que vamos e emprender”, señaló Luis González, Coordinador de Políticas Económicas de USAID en el país.

Estas comunidades fueron seleccionadas debido a que las mismas muestran la mayor incidencia de pobreza en el país. Se ha establecido que en dichas comunidades el 73% de los hogares está por debajo de la línea de pobreza y el 33% vive en pobreza extrema. En dichas comunidades, la mayoría de los hogares dependen de una combinación de agricultura de subsistencia de baja productividad, así como trabajo rural ocasional de bajos salarios en las pocas granjas comerciales que existen. Además la falta de ingresos suficientes y el alto costo de los alimentos traídos de otras regiones, así como la ausencia de suficiente agua potable para uso doméstico y para el riego de huertos, contribuyen tanto a una mala nutrición como a una alta tasa de anemia, especialmente entre los niños menores de 2 años de edad.

No hay comentarios

Deja un comentario...