Compartir
El sociólogo y aspirante presidencial, Fidel Santana. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

El candidato vicepresidencial del Frente Amplio plantea destruir la cultura de mafias, articuladas alrededor de quienes detentan el poder.

SANTO DOMINGO.- El candidato vicepresidencial del Frente Amplio, licenciado Fidel Santana, dijo que la República Dominicana debe reforzar las relaciones comerciales con Haití y las naciones del Caribe, al tiempo que plantea aumentar la producción para 20 millones de habitantes, para dejar de ser un país importador y convertirlo en una nación exportadora,  garantizando el fomento de la producción con el incentivo a los productores nacionales.

El sociólogo Fidel Santana, candidato vicepresidencial del Frente Amplio. Archivo..

Entiende que deben fortalecer los vínculos con la República de Haití, que permite producir para 20 Millones de consumidores, superando las dificultades y trabas que se originan en la relación comercial no regulada en lo fundamental, definiendo un marco jurídico y fomentando un tratado comercial que regule ese comercio.

En su intervención sugirió desplegar un mayor esfuerzo hacia los vínculos comerciales con toda la comunidad caribeña, por su cercanía y sus vínculos históricos y geográficos, atendiendo a la potencialidad de convertir el país en los principales suplidores de ese comercio en diferentes renglones.

“Sin debilitar las relaciones comerciales y los vínculos políticos y amistosos con nuestros tradicionales socios, fortalecer nuestro vínculos y acuerdos con países y bloques emergentes, como China y los países del Alba”, sostuvo.

Dijo que los cambios no podrán operarse en la República Dominicana si no se transforma el aparato de Estado, institucionalizándolo, democratizándolo, eficientizando los servicios, acercando a los ciudadanos, reduciendo los costos, y reafirmando su autoridad moral que obligue al cumplimiento de los deberes, que sea garante de la soberanía, nacional, de la integridad territorial y de la seguridad ciudadana, al tiempo que ofrece seguridad jurídica a la inversión nacional y extranjera.

Al exponer en el seminario de la Mancomunidad organizado en la Universidad Iberoamericana (UNIBE) con los candidatos a las elecciones presidenciales del 20 de mayo, dijo que eso implica actuar firme para proteger el medio ambiente y los recursos naturales, convirtiéndose en un instrumento para la inclusión, que garantice los derechos de los ciudadanos construyendo oportunidades.

Considera que eso solo puede ser posible si se propicia un cambio en el liderazgo y en la cultura política, que es consustancial al tipo de liderazgo que se ha gastado el país.

Dijo que los dominicanos tienen el desafío de superar el autoritarismo que suplanta a los ciudadanos en la toma de decisiones, el clientelismo que convierte al sujeto de derechos en receptor de favores y el patrimonialismo que asume que lo colectivo es una propiedad del que ejerce la función pública.

El candidato vicepresidencial del Frente Amplio plantea destruir la cultura de mafias, articuladas alrededor de quienes detentan el poder, las cuales debilitan la institucionalidad y obstruyen los negocios e inversión, siempre en búsqueda de tajadas que benefician a particulares, no importando lo lesivo que resulten al interés nacional.

“Nosotros venimos a este escenario  a motivar una reflexión en torno a la necesidad de un proyecto de nación que recupere el protagonismo ciudadano y le devuelva a la política la condición de partera de la esperanza, puesto que sólo desde la política podemos resolver los problemas y cambiar de rumbo si, como estoy seguro, hemos estado extraviados. Se trata de una perspectiva de la política que involucra a todos los sectores de la nación en una estrategia para el cambio”, precisó  Fidel Santana.

Planteó la necesidad de pasar de ser un país de consumidores a  una nación esencialmente productora, en capacidad de suplir el mercado local en el área que se tiene potencialidad.

Dijo que la República Dominicana debe pasar de ser un país importador a un país mayormente exportador, aprovechando las ventajas regionales, como es la cercanía a importantes mercados, desarrollando una política de fomento a las exportaciones, con un marco jurídico acorde con la nueva dinámica de comercio exterior y con los tratados comerciales que el país ha concertado.

Abogó por que sean eliminadas las trabas burocráticas y se creen otros instrumentos de incentivos que sitúen al país en mejores  condiciones para competir con los países Centro Americanos y otros países del Caribe y Latino América.

Entiende que los dominicanos deben dejar de ser una nación con baja competitividad a un país con mayores ventajas comparativas, disminuyendo los altísimos costos de producción, basados en el alto costo de la tarifa eléctrica y de los combustibles, las altas tasas de interés, los altos impuestos y el alto componente de productos importados en los renglones de exportación.

Considera que es necesario afianzar una política de atracción de la inversión extranjera, que vincule a los dominicanos a los cambios globales, al tiempo de fortalecer lo criollo, poniendo el énfasis en aquellas iniciativas que aportan tecnología, empleos de calidad y que respetan el medio ambiente y apuestan al desarrollo del país con inversiones duraderas y que no repatrien todas las ganancias, a cuyas empresas otorgarán incentivos para que reinviertan sus utilidades en el país.

Planteó redefinir las políticas fiscales, convirtiéndola en un instrumento para el desarrollo de la producción, de la atracción de inversión extranjera, de estímulo a las exportaciones y de redistribución de la riqueza, poniendo énfasis en los impuestos que gravan la renta, al tiempo que paulatinamente se reducen y desmontan los impuestos indirectos.

Dijo que en un gobierno del Frente Amplio se apoyará a los productores nacionales, otorgando incentivos fiscales para el desarrollo tecnológico; generando fuentes de financiamientos blandos; abriendo mercados; y apostando a los productos nacionales para los programas sociales, como son el desayuno escolar y otras iniciativas gubernamentales.

Dijo que es necesario convertir cada mano ociosa y cada cerebro sub utilizado en brazos productivos y mentes creativas, vinculando conocimiento, educación y producción en una estrategia para el desarrollo de la gente, apoyada en los avances tecnológicos y científicos de punta.

Expresó que es necesario cambiar la orientación del crédito, que está mayormente dirigido al consumo, para orientarlo al financiamiento de las iniciativas productivas, con mayor énfasis en las que estén vinculadas a una estrategia de fortalecimiento de la producción para la exportación.

Dijo que es una necesidad transformar el servicio exterior para ponerlo al servicio de  una estrategia que ayude a mantener y ampliar  las relaciones internacionales, que fortalezca las relaciones comerciales, al tiempo que logre un mayor aprovechamiento de las ayudas y la cooperación para desarrollar planes específicos en la salud, educación, y generación de empleos, a través de la adquisición de tecnologías y otros intangibles que contribuyan al desarrollo.

Destacó que el Frente Amplio propugna porque se implementen políticas para el control de calidad, asociando los productos a una marca país de excelencia garantizada.

Sugiere convertir las remesas y a la diáspora dominicana en el exterior, en una fuente de inversión en las pymes, estimulando iniciativas empresariales que generen empleos de calidad y que fortalezcan el comercio con el exterior.

No hay comentarios

Deja un comentario...