Compartir
Fidel Castro. Archivo.

Caribbean Digital

La Habana, (PL) El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, señaló que en un futuro inmediato la humanidad deberá enfrentar problemas para lo cuales los pueblos esperan de los dirigentes políticos respuestas claras.

Fidel Castro. Archivo.

En sus más recientes Reflexiones, tituladas Dormir con los ojos abiertos, aludió a la recién concluida Cumbre de las Américas, celebrada en Cartagena de Indias, Colombia, donde se reunieron los representantes oficiales de 33 países de este hemisferio.

La amplia mayoría de ellos, apuntó, demanda respuestas a problemas económicos y sociales de gran trascendencia que golpean a la región del mundo con más desigualdad en la distribución de las riquezas.

No deseo adelantarme a las opiniones de millones de personas, capaces de analizar con profundidad y sangre fría los problemas de América Latina, el Caribe y el resto de un mundo globalizado, donde unos pocos lo tienen todo y los demás no poseen nada, manifestó.

Llámese como se llame, consideró, el sistema impuesto por el imperialismo en este hemisferio está agotado y no puede sostenerse.

Fidel Castro se refirió a la participación en la cita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al cual “el cansancio a veces lo vencía, cerraba involuntariamente los ojos, pero en ocasiones dormía con los ojos abiertos.”

Muy lejos del brillante y lúcido pensamiento de Bolívar y Martí están las palabras masticadas, edulcoradas y machaconamente repetidas del ilustre premio Nobel, dichas en una ridícula gira por los campos de Colombia y que escuché ayer en horas de la tarde, afirmó.

De acuerdo con el líder cubano, esas palabras servían solo para rememorar los discursos de la Alianza para el Progreso, hace 51 años, cuando todavía no se habían cometido los monstruosos crímenes que azotaron este hemisferio, donde Cuba luchó no solo por el derecho a la independencia, sino el de existir como nación.

Subrayó que las transnacionales yankis jamás renunciarán al control de las tierras, las aguas, las minas, los recursos naturales de nuestros países.

“Sus soldados debieran abandonar las bases militares y retirar sus tropas de todos y cada uno de nuestros territorios; renunciar al intercambio desigual y el saqueo de nuestras naciones”, expresó.

Según Fidel Castro, los colombianos, donde tuvo lugar la desprestigiada Cumbre, constituyen un pueblo laborioso y sacrificado que necesita como los demás la colaboración de sus hermanos latinoamericanos, en este caso, venezolanos, brasileños, ecuatorianos, peruanos, y otros”.

Con esa colaboración los países son “capaces de hacer lo que los yankis con sus armas sofisticadas, su expansionismo, y su insaciable apetencia material no harán jamás”, señaló.

Como en ningún otro momento de la historia, afirmó, será necesaria la fórmula previsora de José Martí: “ÂíLos árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.”

Tal vez la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se convierta en lo que debe ser una organización política hemisférica, menos Estados Unidos y Canadá. Su decadente e insostenible imperio se ha ganado ya el derecho a descansar en paz, consideró.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios