Compartir
El ex presidente de Cuba Fidel Castro asiste a escasos actos públicos en La Habana.

Caribbean Digital

SANTO DOMINGO.-Cincuenta y cinco años después de su entrada triunfal a La Habana, luego del triunfo de la Revolución, Fidel Castro luce hoy muy distinto a aquel joven líder de la primera guerrilla que alcanzó el poder en la América Latina del siglo XX.

El ex presidente de Cuba Fidel Castro asiste a escasos actos públicos en La Habana.
El ex presidente de Cuba Fidel Castro asiste a escasos actos públicos en La Habana.

“El tiempo, el implacable, el que pasó” ha dejado sus huellas en este hombre idolatrado por muchos y odiado por otros y a quien han llegado a definir como “El Guerrillero del Tiempo”. De aquellos años de la guerrilla y de décadas de enfrentar como ningún otro gobernante en el mundo a los Estados Unidos, hoy solo le queda su emblemática barba.

A sus 87 años, Fidel Castro ha limitado al mínimo sus apariciones en público.

A sus 87 años, Fidel Castro ha limitado al mínimo sus apariciones en público.

Desde que cedió el poder a su hermano Raúl en 2006 por razones de salud, sus apariciones en público han sido cada vez más esporádicas, aunque desde que se recuperó un poco ocupó una nueva posición en la lucha, mediante sus “Reflexiones”, unos escritos puntuales a través de los cuales “orienta” el curso de la Revolución en esta nueva etapa.

Ayer, los medios cubanos publicaron algunas fotos en las que el otrora vigoroso y aparentemente incansable comandante luce como un anciano venerable. Habían transcurrido nueve meses desde su última presentación en público.

El comandante asistió este miércoles a la apertura en La Habana del estudio del pintor y diputado del Parlamento Alexis Leyva (Kcho).

Definitivamente, su cuerpo no es el mismo, pero sigue siendo Fidel.

Ha transcurrido más de medio siglo desde que aquel joven de 32 años y figura atlética se convirtió en un símbolo de la lucha guerrillera y la inspiración de varias generaciones dispuestas a seguir su ejemplo: la conquista del poder a través de las armas. Y si tenaz y heroica fue la lucha en la sierra Maestra al frente de un reducido grupo de guerrilleros más tortuosa aún fue su lucha por preservar su revolución socialista frente a una amenaza permanente y al bloqueo económico que desde el principio le impuso Estados Unidos, en una guerra no declarada, pero que ha provocado daños calculados en billones de dólares a la economía cubana.

 La reaparición en público de Fidel Castro se produce el día en que se cumplen 55 años de su entrada en La Habana, en 1959. Foto: Agencias.

La reaparición en público de Fidel Castro se produce el día en que se cumplen 55 años de su entrada en La Habana, en 1959. Foto: Agencias.

Contra todo pronóstico, y para rabia de sus enemigos, bajo el liderazgo de este hombre fuera de serie, Cuba se mantuvo incólume ante la debacle de la Unión Soviética. Ni en los tiempos más difíciles este hombre dio muestra de debilidad. Siempre se mantuvo firme en sus principios.

Además, Fidel y los cubanos dieron la más elevada y consecuente demostración de solidaridad e internacionalismo jamás vista, al enviar tropas cubanas a luchar por a favor de otros pueblos en África, Asia y América, por encima incluso de la “todopoderosa” Unión Soviética. Pero todo eso ya es parte de la historia. “Porque el tiempo pasa”, y hasta los guerreros se ponen viejos.

Hoy, sin alardes, pero con la satisfacción que da el haber cumplido con su parte, como él mismo ha dicho, y al igual que ocurrió con Nelson Mandela, otro grande cuya hazaña trasciende el tiempo y el espacio, Fidel luce envejecido….pero no vencido.

El Día

 

 

No hay comentarios