Compartir

Yoel Adames F.

“Me da un poco de vergüenza ver que otros países vean lo que yo puedo ofrecer y yo aquí sentado, tirado en la esquina de un viejo estadio sin que nadie lo sepa”. Quien así habla es Felix Sánchez, doble campeón  dorado olímpico, quien viene entrenando un grupo de atletas locales en el estadio que lleva su nombre en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Dentro de diez días el doble medallista olímpico viajará a Kenya (realmente República de Kenia) en la primera etapa de un contrato de entrenador que le ha realizado el país africano con miras a levantar el nivel de sus saltadores de vallas.

“Voy a Kenya en menos de dos semanas, ellos me contactaron a nivel de las redes sociales desde que vieron mi retiro, no estaba en eso, antes que cualquier país quiero ver que hago por el mio.

“Ya te retiraste, ven para acá, te necesitamos acá”, explica Sánchez, el hombre de hierro que ganó el oro en Atenas 2004 y contra todos los pronósticos y fantasías volvió al trono dorado en Londres 2012.

Sánchez, quien se crio en San Diego y Nueva York, no tendría problemas con el idioma, ya que en Kenia -un país con cerca de 35 millones de habitantes y que tiene como capital a Nairobi- se habla como idiomas oficiales tanto el Suajili como el Inglés.

“Estaría viajando a ese país africano, lleno de grandes velocistas, al menos cada seis meses, a veces tres veces al año, pero los entrenamientos los dejaré por escrito y los supervisaré por la internet”,  dijo Sánchez a Listin Diario.

Dentro de su colectivo en África estarían atletas de nivel mundial como Nicholas Bett, campeón del mundo de 400 metros vallas;  Boniface Mucheru, sub-campeón olímpico en Rio 2016; y Harun Koech, monarca nacional. “Voy a explorar allá, no creo que tenga que dejar esta invitación, vuelvo acá porque mi corazón es dominicano, trataré de ayudar en Kenya, pero todo mi gran empeño quiero dárselo a mi país”.

Source link

No hay comentarios

Deja un comentario...