Compartir

Caribbean Digital

Fuente: ElMasacre.com

Escrito por Gonell Franco

DAJABON, República Dominicana.– Una familia que para evitar una tragedia abandonó la comunidad rural donde vivía, reveló que sus miembros están atravesando las peores condiciones que puedan afectar a seres humanos y clamaron por manos caritativas que vayan en su ayuda.

Marino Valdez Contreras dijo que un hermano suyo, al que identifica como Obvidio Contreras cometió un homicido en la Peña, de Río Limpio, y que los familiares de la víctima incendiaron la casita donde vivían sus padres, así como las de cinco hermanos.

Agrega que todos tuvieron que salir de la comunidad, unos a Loma de Cabrera, y él, su  mujer, Bienvenida Solís, y los seis niños que procrearon vinieron a Dajabón, donde una hermana muy pobre, que reside en la parte sur del sector Villa Codepo, y que todos duermen en el suelo, sin poder arroparse, y los niños desnudos, porque no quedó nada en los incendios.

Con lágrimas corriendo por sus  mejillas, Marino Valdez, expresa que cuando llegaron a Dajabón visitaron a la Gobernadora, y que esta le hizo una promesa de ayuda, pero hasta ahora no ha cumplido con nada, y clamó porque personas caritativas vayan en su auxilio, y si aparece algún trabajito, él está dispuesto a asumirlo.-

No hay comentarios