Compartir
El exvicepresidente argentino Carlos "Chacho" Álvarez.

Caribbean Digital

Buenos Aires,  (PL) El exvicepresidente argentino Carlos “Chacho” Álvarez declaró este jueves haber tenido la certeza absoluta de que en abril del año 2000 fueron pagados sobornos a algunos senadores para que sancionaran la Ley de Reforma Laboral.

El exvicepresidente argentino Carlos “Chacho” Álvarez.

Al declarar esta tarde ante el Tribunal Oral Federal 3, de esta capital, Alvarez manifestó que durante aquellos días reunió varios elementos que le generaron la “certeza absoluta” del pago de coimas a legisladores justicialistas.

Uno de esos fundamentos, puntualizó el exvicegobernante, fueron las sospechas que entonces le transmitió el senador nacional por el Partido Justicialista Antonio Cafiero, quien “de buena fe y por disciplina partidaria había votado una ley por la que se había pagado”, dijo.

“Chacho” Alvarez recordó además, según la agencia de noticias Telam, que en aquella época el Senado de la Nación estaba “muy degradado” y ningún dirigente político consideraba imposible el cobro de dinero para que se aprobara la ley.

En la causa, caratulada como “Cantarero, Emilio Marcelo y otros sobre cohecho”, figuran como imputados el ex presidente Fernando de la Rúa y el ex titular del Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE) Fernando de Santibañes.

También, el ex ministro de Trabajo de la Alianza, Alberto Flamarique; el ex secretario parlamentario del Senado Pontaquarto Mario Pontaquarto; Alberto Máximo Tell, Augusto José María Alasino, Remo José Constanzo y Ricardo Alberto Branda.

Todos -indicó el Centro de Información Judicial- están acusados por el delito de cohecho.

La propia fuente precisó que en el caso de Emilio Marcelo Cantarero el proceso se encuentra suspendido por cuestiones de salud del acusado.

Según la instrucción de la causa, De La Rúa -quien asumió la Presidencia de la Nación el 10 diciembre de 1999 en representación de la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación – avaló el pago de sobornos millonarios a senadores opositores para lograr la sanción de la Ley de Reforma Laboral.

El escándalo estalló a raíz de un anónimo que circuló en el Congreso y el cual se cree fue confirmado por Cantarero y luego ratificado ante la justicia por Pontaquarto.

De la Rúa, cuya imagen huyendo de la Casa Rosada en helicóptero ante el estallido social de los días 19 y 20 de diciembre de 2001 quedó grabada en la memoria de los argentinos, es el primer ex mandatario juzgado en el país por cohecho activo agravado y malversación de caudales públicos.

Inicialmente, el juicio estaba previsto para iniciarse en noviembre del pasado año, pero se suspendió por una cuestión procesal vinculada a la defensa de Pontaquarto.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...