Compartir
Haitianos cruzan la frontera para asistir al mercado. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

 

 

Dajabón, R.D. Durante un Foro Sobre situación Migratoria, desarrollada en Solidaridad Fronteriza (SF),  dos expertos coincidieron en que la falta de documentación originaria del migrante no anula ni desconoce su derecho y el proceso de regularización que pretende materializar la Dirección General de Migración. La actividad contó con la presencia de autoridades y organizaciones de la Sociedad Civil de Dajabón y  Wanament. 

Haitianos cruzan la frontera para asistir al mercado. Archivo.
Haitianos cruzan la frontera para asistir al mercado. Archivo.

El doctor Luis Vargas, rechazó por improcedente la demanda del Consejo Nacional de las Migraciones porque con ello se violan los preceptos constitucionales del Instituto Nacional de la Migraciones.

Adujo que los bebés no deben de estar  sometida a la indocumentación de los padres, por lo que plantea tomar de modelo la nueva ley de migración de los Estado Unidos.

Vargas, quien dirige el departamento de investigación del INTEC en Santo Domingo, ve es necesario sacar la discusión de ámbito meramente de los abogados, pues, muchos de éstos, no tienen especialidades en finanzas, economía, sociología,  las cuales intervienen en todo el proceso del trabajador migrante haitiano.

Llamó la  atención de la inconstitucionalidad del borrador de reglamento migratorio, en su sección de requisito para su regularización al demandarle sea bachiller a una población como la haitiana residente en nuestro país, casi totalmente analfabeta.

Dijo que entre un 60% de la población en Haití, es analfabeta y la comparó con la Republica Dominicana donde según mencionó hay entre un 15 a 20% en esas mismas condiciones de ignorancia educativas.

El Doctor Luis Vargas dudó que durante este año 2013 se vaya a aprobar el plan nacional de regularización a extranjeros, en tanto el mismo es fundamentalmente antihaitiana en su contenido y carece de apoyo presupuestario Gubernamental para darle seguimiento y ratificar con todos los sectores involucrados en la problemática.

Destacó el desorden jurídico de todo el Estado Dominicano donde algunos organismos se  abrogan derechos de las funciones migratorias sustituyéndolos en la aplicación de las leyes.

En tanto que Smith Augustin, quien habló sobre el proceso de documentación de las familias haitianas en Haití, manifestó que solo un 10% de los infantes están registrados en las oficialías de ese país.

Señaló que esta situación se da por la falta de voluntad política en sus Gobernantes, ya que estas oficinas operan solamente con una persona careciendo de todo los inmuebles necesarios para archivar datos personales.

Agregó que la concentración burocrática de todas las decisiones oficiales se toman en Puerto Príncipe, por lo que cualquier  diligencia a la mayoría de los ciudadanos de allí sale costoso obligando a mantenerse a miles de personas y sus familias a carecer de medios de identidad particular.

Ante esta situación tan grave, Smith, quien habló a título personal y no de la institución que labora, reiteró que los tres elementos que permiten una identidad tales como el acta de nacimiento, la cédula y el pasaporte, su solicitud y entrega tarda por lo regular más de tres meses debido al estado de concentración en la capital.

Además valoró que para el 60% de la población que gana menos de dos dólares diarios el costo de sacar un pasaporte está por encima de 5000 gourdes, lo que equivaldría a ahorrar todo lo que se gana en un año cualquier trabajador de allí.

Smith Augustin sugiere que para encarar esta realidad las autoridades haitianas deben de dar seguimiento y monitorear al interior de su país y en el exterior por medio a sus consulados a sus ciudadanos/as, para que estén debidamente documentados.

No hay comentarios

Deja un comentario...