Compartir
El doctor Barata Mir

Redacción/Caribbean Digital

 

 SANTIAGO, RD./Un experto internacional en asuntos de comunicaciones y derecho afirmó en Santiago que la concentración de medios de comunicación afecta sensiblemente la democracia de una sociedad y degrada la pluralidad de la información y la libertad de expresión de los ciudadanos.

El doctor Barata Mir
El doctor Barata Mir

“Es imposible pensar en una democracia avanzada sin una debida regulación en que establezca limites a  la propiedad de medios de comunicación”, manifestó el doctor Joan Barata Mir, profesor y vicedecano de Relaciones Internacionales y Calidad, Facultad de Comunicación Blanquerna, Universidad Ramón Llull, Barcelona, España.Participantes

Dijo que el poder de uno, dos o tres grandes propietarios de medios puede ser más poderoso que los ciudadanos a la hora de elegir a un presidente.

El doctor Barata Mir habló en esos términos durante la conferencia “Consideraciones sobre la regulación audiovisual y legislación en nuevos medios de comunicación”, dictada el pasado viernes en el Edificio Empresarial de Santiago.

La actividad fue organizada por la Oficina Senatorial de Santiago, la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS) y el Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES), donde participaron sus respectivos representantes, así como empresarios, periodistas y estudiantes de comunicación social.

“Si tenemos medios de comunicación poderoso, nos encontraremos con una pesadilla, porque cualquier intento de regulación fracasa porque ese grupo de empresarios cada vez mas numeroso y poderoso tendrá capacidad de ver al Presidente, y si no nos veremos mañana en la portada; eso es una situación delicada e importante”, afirmó.

Según el doctor Joan Barata Mir, el Europa se regula el tipo de contenido en cuanto a la pornografía por televisión, la violencia gratuita y los anuncios publicitarios tanto en los programas infantiles, en los programas de noticias y en los deportes.

Dijo que en Europa hay cultura de los intereses comerciales publicitarios, establecimiento el límite de anuncios durante la presentación de una película por televisión o un partido de fútbol o cualquier otro deporte o determinado programas informativos que no pueden ser patrocinados  porque pudieran afectar el interés noticioso que recibe la ciudadanía.

Sostuvo que en Europa,  contrario a Suecia, Francia, Alemania, en España en Italia hay casos que han puesto de manifiesto que una mala regulación de la concentración de medios acaba con situaciones poder política imponiendo su regulación a sus intereses.

“Se debe evitar concentración de poder mediático que acabe degradando la pluralidad de los contenidos, donde uno, dos o tres grandes propietarios de medios pueden ser mas poderoso que los ciudadanos a la hora de elegir a un presidente”, señaló.

No hay comentarios