Compartir

Caribbean Digital

Washington,  (PL) Líderes y grupos de derechos civiles en Estados Unidos marcharon hoy frente a la estación de Policía de Sanford, Florida, para exigir la detención del hombre que asesinó hace más de mes al joven afroestadounidense Trayvon Martin.

Los reverendos Jesse Jackson y Al Sharpton, así como Benjamin Jealous, presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) se encontraban entre quienes encabezaron la marcha.

Detrás de una enorme pancarta de color amarillo, con las palabras “Justicia para Trayvon”, los manifestantes exigían la detención del homicida, hasta el momento en libertad y sin cargo formal alguno, reportó la cadena televisiva NBC News.

Queremos un arresto, coreaba la multitud extendida durante varias cuadras del centro de la ciudad.

Los activista reclaman la encarcelación de George Zimmerman, un agente de vigilancia que alegó “defensa propia” para disparar a la víctima.

Este suceso ha destapado fuertes cuestionamientos sobre el racismo prevaleciente en la sociedad estadounidense, el cual no ha podido ser desterrado a pesar de encontrarse en la primera magistratura el primer presidente negro de la historia del país, Barack Obama.

El caso Martin desató una ola de movilizaciones de la comunidad afroestadounidense sobre todo en California, Nueva York y Florida, además de poner en entredicho una ley conocida como “dispara primero”, la cual ya ha provocado otras reacciones letales de ciudadanos.

Nos hemos convertido en una nación desatinadamente violenta. Si un negro mata a un blanco, para el primero es la cárcel rápido. Si un blanco mata a un negro, entonces significa que es tiempo de revueltas, comentó recientemente el reverendo y excandidato presidencial Jesse Jackson.

Incluso miembros del Capitolio han pedido una investigación sobre crímenes de odio.

La manifestación fue organizada por delegaciones estatales de la NAACP en Carolina del Sur, Georgia y Alabama, los cuales alquilaron autobuses para trasladar a los participantes, mientras que otros viajaron en coche, indicó la televisora.

Debido a la edad del joven y las circunstancias de su muerte, cada comunidad debe identificarse con el caso, aseguró Bernard Simelton, presidente de la NAACP en el estado de Alabama.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...