Compartir
Máximo Aristy Caraballo. Archivo

Caribbean Digital

El exfiscal del Distrito Nacional, Máximo Aristy Caraballo, se expresó en desacuerdo con la decisión de la fiscal Yeni Berenice Reynoso, que archivó definitivamente la querella interpuesta por Guillermo Moreno contra el expresidente Leonel Fernández.

 Máximo Aristy Caraballo. Archivo
Máximo Aristy Caraballo. Archivo

En ese sentido, consideró necesario “despolitizar” las funciones judiciales, argumentando que a pesar del avance del cual se habla, el Ministerio Público tiene “una alta dosis” de influencia del Poder Ejecutivo.

Aristy Caraballo dijo, además, que llama a preocupación la coincidencia de la emisión del dictamen de Reynoso y la opinión del jurista español, Baltazar Garzón.

El exfiscal del Distrito se refirió sobre este tema luego de reunirse con el presidente Danilo Medina, a quien le manifestó algunos problemas por los que atraviesa su provincia natal, La Altagracia.

Entre ellos, mencionó la dilación de la construcción del acueducto Higüey-Bávaro, cuyos trabajos iniciaron en el 2006 y todavía no está listo para suplir a la población.

Manifestó que la compañía italiana Ghella ya debió haber concluido la construcción, pero que ésta aduce que el Gobierno le debe 15 millones de dólares para terminarla.

“La obra está en una especie de estancamiento, porque ellos (la compañía) sostienen que el Estado le adeuda US$15 millones, y muchos más, habla de que debe hacerse una revisión al contrato de unos US$78 millones. Estamos hablando de cantidades significativas que obligan, y a eso he venido, a que nos pongamos a disposición”, dijo.

El Caribe

No hay comentarios

Deja un comentario...