Compartir
Raúl Martínez

Kilvin Toribio

Especial/Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD./ Cinco meses han transcurrido desde que Raúl Martínez terminara su gestión como Gobernador de la Provincia de Santiago, luego de la cual el joven abogado y político ha mantenido un bajo perfil, evitando comparecer a los medios de comunicación y limitando su participación en actividades públicas, salvo las que fueron organizadas para defender al ex presidente Leonel Fernández cuando el antiguo mandatario fuera objeto de duros ataques en los meses finales del pasado año.

Raúl Martínez
Raúl Martínez

Hoy nos acercamos a sus oficinas profesionales, donde lo encontramos relajado y tranquilo, apartado del bullicio y el afanoso trajinar propio de la Gobernación o de la Fiscalía de Santiago, posiciones que ocupara durante los pasados gobiernos peledeístas. Esto fue lo que nos dijo:-

 

1. ¿Cómo percibe los primeros meses de gobierno del Presidente Danilo Medina?

RM: Pienso que la administración del Presidente Medina marcha bien. El Gobierno está encaminando esfuerzos sinceros en la dirección de cumplir con las promesas electorales que se ofertaron durante la campaña. Se han emprendido iniciativas dirigidas a mejorar la calidad del sistema educativo nacional, para el fomento de la agroindustria y para apoyar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas que cuentan con el respaldo de la ciudadanía. Asimismo, las medidas dirigidas a promover la austeridad y la transparencia en el gasto público han merecido la admiración de toda la sociedad. En este sentido, estimo que el desempeño del Presidente Medina y del equipo de Gobierno le ha hecho acreedor de una elevada credibilidad y aprecio público.

 

2. ¿Cómo vislumbra el año 2013 y cuáles son las principales prioridades en las que la joven administración del Presidente Medina debería concentrar sus esfuerzos?

 

RM: Aunque nuestro país encara desafíos importantes en diversos ámbitos, yo diría que hay que aunar esfuerzos con la sociedad dominicana para abordar 4 retos de crucial importancia, como son: el aseguramiento de la estabilidad macroeconómica en el marco de la transición hacia un nuevo modelo de desarrollo, basado en la diversificación del aparato productivo mediante la inserción de nuevas tecnologías y la constante innovación, el mejoramiento de nuestro sistema educativo para fomentar un capital humano capaz de participar exitosamente en un mercado global cada vez más competitivo, la adopción de un plan consensuado y racional para mejorar la calidad del suministro y abaratar el costo de la energía, y la implementación de una estrategia integral dirigida a garantizar la seguridad ciudadana, incorporando una visión renovada que ponga énfasis en la superación gradual de las causas estructurales de la criminalidad.

Percibo que el Gobierno del Presidente Medina y del PLD está orientando acciones en la dirección de alcanzar estos objetivos, para lo cual se requerirá de un amplio consenso social, la inversión eficiente de cuantiosos recursos y, naturalmente, de paciencia y serenidad.

 

3. Usted mencionó el tema de la seguridad, y la verdad es que hay un clamor casi generalizado en la población sobre el grave problema de la delincuencia y ahora se está trabajando en una reforma de la Policía Nacional, ¿hacia dónde deberían orientarse esos cambios en el cuerpo policial?

 

RM:  Ante todo, tenemos que superar el enfoque de que un fenómeno tan complejo como el de la criminalidad puede ser abordado, exclusivamente, desde el cuerpo policial y del sistema de justicia penal. Hay que incorporar estrategias que permitan concentrar mayores esfuerzos en la prevención del delito y la rehabilitación de los infractores. Es necesario replantear la visión tradicional que se ocupa de atacar los síntomas de la enfermedad, y no el padecimiento mismo.

En lo referente a la Policía, no hay dudas de que se requiere de una reforma institucional que implique la profesionalización de los servicios de investigación y  vigilancia, la dignificación de las condiciones de vida de los policías, la implementación de un sistema eficiente de evaluación del desempeño del personal policial, su readiestramiento para forjar una nueva cultura de proximidad con la comunidad que permita mejorar la imagen de la institución, y la incorporación de tecnologías que aseguren un registro de información que facilite las tareas de investigación y el funcionamiento un sistema de comunicación más efectivo.

 

4. Pasemos a la política, usted es miembro del Comité Central del PLD, partido que se aboca a un nuevo Congreso, ¿cuáles son los desafíos que tiene su organización de cara a este proceso?

 

RM: El Partido de la Liberación Dominicana debe aprovechar la oportunidad que nos ofrece este Congreso para reflexionar sobre el tipo de organización que necesitamos para seguir contribuyendo al fortalecimiento del sistema democrático nacional y ejercer el rol de liderazgo que nos ha encomendado la sociedad dominicana en la construcción de nuestro porvenir colectivo como nación.

Hemos recibido la confianza de la ciudadanía, que nos ha otorgado cinco victorias electorales consecutivas, y debemos corresponder a las expectativas de la sociedad.

El principal desafío que tenemos por delante es, a mi entender, la reivindicación del valor de la militancia partidaria. Debemos lograr que los militantes del Partido se sientan, y sean efectivamente, los protagonistas del destino de la organización. Hay que empoderar a la militancia para que participe más activamente en el proceso de toma de decisiones y abrir mayores oportunidades para su formación política.

 

5. En los últimos procesos electorales, el PLD ha disminuido sustancialmente su cantidad de votos, ¿qué debería hacer la dirigencia de su partido para recuperar la confianza, el apoyo de los segmentos de la población desencantados y la dinámica que le caracterizó anteriormente?

 

RM: No creo que el PLD haya disminuido sustancialmente su aprecio popular. Recuerda que venimos de ganar las últimas elecciones en primera vuelta electoral, algo que no es fácil en cualquier sistema democrático. La disminución de nuestro caudal de votos como partido debe ser examinada con cuidado.

Hay que tener en cuenta que hemos logrado concertar alianzas políticas con otras entidades partidarias que nos han permitido construir una constelación formidable de fuerzas sociales que están respaldando el proyecto de nación en el cual cree el PLD.

Pienso que si logramos que nuestros militantes se sientan cada día más identificados con la organización, alcanzaremos todavía mejores resultados. En este sentido, como dije en la respuesta anterior, es que tenemos que trabajar.

Otro aspecto crucial tiene que ver con el fortalecimiento de los lazos del partido con las organizaciones sociales más representativas. Es indispensable que avancemos hacia un modelo de partido cada vez más incluyente, que escuche y acompañe las demandas sociales y que sea capaz de canalizar soluciones efectivas a los problemas colectivos.

No hay comentarios

Deja un comentario...