Compartir
Evo Morales, presidente de Bolivia.

Caribbean Digital

LA PAZ. AFP. El presidente boliviano Evo Morales defendió este domingo a su par venezolano y aliado Nicolás Maduro, ante las posiciones públicas de los mandatarios Juan Manuel Santos (Colombia) y Sebastián Piñera (Chile), quienes pidieron diálogo y respeto a los derechos humanos en Venezuela.

Evo Morales, presidente de Bolivia.
Evo Morales, presidente de Bolivia.

“Los presidentes demócratas tenemos la obligación de defender a los presidentes electos en las urnas. Piñera y Santos, a la cabeza (el presidente de EEUU, Barack) Obama, han pedido diálogo. Se equivocan. Ante las reivindicaciones sociales el diálogo es una obligación. Ante el golpe de Estado, no”, dijo Morales, citado por la agencia gubernamental de noticias ABI.

Morales, un leal aliado de Maduro y de su antecesor Hugo Chávez, cerró filas tras los disturbios callejeros de las últimas tres semanas en Venezuela, que según cifras oficiales han dejado 10 muertos, mientras Caracas señala que hay un golpe de estado en marcha.

Santos pidió el miércoles pasado que “se respeten y se fortalezcan los principios democráticos”, lo que desató la furia de Maduro, quien calificó esos dichos como una intromisión e incluso espetó: “ya basta, carajo”.

Piñera opinó el martes que Chile “respeta la autodeterminación de los pueblos”, pero llamó a Venezuela a respetar y promover los derechos humanos y “las libertades fundamentales como la libre expresión, información, opinión y manifestación”.

Caracas también repudió esos dichos y señaló que cuando Piñera arrestaba a estudiantes en el marco de protestas en Santiago, jamás se metió en la vida interna de ese país.

Piñera respondió el sábado a Maduro que su “gobierno no tiene facultades para encarcelar a nadie, ni a estudiantes ni mucho menos a líderes opositores”, y que en Chile “tenemos tribunales de justicia independientes”.

Morales también llamó a los países de Unasur a defender la democracia venezolana.   “La cláusula democrática del estatuto constitutivo de la Unión Sudamericana de Naciones obliga a los presidentes a respetar los resultados de las elecciones y defender a los presidentes electos en las urnas”, dijo el gobernante, según ABI.

La crisis venezolana provocó reacciones disimiles en la región: Bolivia, Ecuador y Argentina y Cuba cerraron filas en torno a Maduro y otros como Brasil y Uruguay expresaron solidaridad pero pidieron respeto a las libertades; mientras Colombia, Chile y Panamá generaron la irritación de Caracas.

Panamá llamó el jueves en consulta a su embajador en Venezuela.

No hay comentarios