Compartir
Una rancheta construida con costanera de pino, alberga a 80 estudiantes de la escuela María Pascual, del municipio de Esperanza, provincia Valverde. (Abel Ureña)

Caribbean Digital

Una rancheta de madera a punto de desplomarse sirve como escuela para albergar a 80 estudiantes de la escuela María Pascual del municipio Esperanza, de la provincia Valverde.Mientras que en la escuela Teófilo de Jesús García, de la Hoya del Caimito en Santiago, 350 alumnos toman clase en el piso por falta de butacas.

Una rancheta construida con costanera de pino, alberga a 80 estudiantes de la escuela María Pascual, del municipio de Esperanza, provincia Valverde. (Abel Ureña)
Una rancheta construida con costanera de pino, alberga a 80 estudiantes de la escuela María Pascual, del municipio de Esperanza, provincia Valverde. (Abel Ureña)

Deterioro

El espacio construido por los propios alumnos fue levantado en el patio de la escuela María Pascual de ese municipio para poder iniciar el año escolar.  Los alumnos reciben la enseñanza en la rancheta construida en tablas y techada de zincs, por lo que pidieron la pronta intervención de las autoridades del Ministerio de Educación.

En el mismo lugar funciona la escuela Juan Bosch, pero las aulas existentes no son suficientes para la matrícula estudiantil del centro educativo.

La mayoría de los estudiantes de este centro tiene que trasladarse desde poblados lejanos como, Francisco Peña Gómez, Buenos Aires, El Paraíso y los callejones de Peñuela, todos a más de cinco kilómetros de distancia del centro educativo ubicado en el paraje La Altagracia, del municipio la Esperanza.

Aulas sin construir

En el caso de la escuela Hermanas Mirabal, que se encuentra cercana al mencionado centro, el Ministerio de Educación tan solo ha construido cuatro aulas para el presente año escolar y la idea es que se construyan nuevos planteles en toda la comunidad.

La directora de la escuela María Pascual, Nancy Cabrera, denunció que los estudiantes están recibiendo clases en una rancheta de tablas  destartaladas desde hace cuatro años debido a la problemática. Los estudiantes de segundo de media acuden a la docencia en horas de la tarde, ya que no hay espacio en el plantel para insertarlos. Cabrera indicó que la iniciativa de construir  un rancho de madera y  zinc,  fue idea de la organización Sociedad de “Padres y Amigos de la Escuela”,  debido a la gran cantidad de estudiantes  que se quedan sin inscripción cada año.

Manifestó que para contrarrestar esta deficiencia, se adoptó esta medida temporal con el propósito de que las autoridades del Ministerio de Educación  incluyan este plantel, al programa de obras escolares que viene ejecutando el gobierno de Danilo Medina.

Expresó que hasta  hace dos años, la rancheta de madera funcionaba como escuela y liceo de secundaria,  en tandas matutina y vespertina respectivamente.

Profesores esperan reparen butacas dañadas

El problema de falta de butacas en la escuela básica Teófilo de Jesús García, de Hoya del Caimito, tiene ya tres años, pese a la queja de los directores y maestros ante la dirección provincial de Educación.

Actualmente obreros trabajan en la reparación y acondicionamiento de la parte frontal del plantel, reinaugurado en el 2001. Las pocas butacas que aún pueden ser utilizadas están deterioradas.

ElCaribe

No hay comentarios