SANTO DOMINGO. David Villa ha aprovechado el final de la temporada en la MLS donde ha renovado para una cuarta temporada a los 36 años para hacer presencia en la actividad que promete ocuparlo una vez cuelgue los botines; la academia de formación que lleva su nombre y que ya tiene presencia en seis países, incluyendo la República Dominicana.

Al pasar balance a los primeros meses de operación, el goleador histórico de la selección española (59) se muestra ilusionado con el ambicioso proyecto para el que dice tener la paciencia de Job.

“Estamos muy contentos, hablar de objetivos, metas cuando no hace un año. No es un proyecto de un año, de dos, ni de cinco ni de diez, es un proyecto a muy largo plazo. Sé que la gente no puede entender los proyectos a largo plazo y quiere resultados inmediatos. Al día de hoy en estos 11 meses que llevamos estamos muy contentos con la evolución que llevamos”, dijo El Guaje (el niño en asturiano) sobre la academia que funciona en Media Cancha.

La matrícula de la academia ya supera el centenar de niños en el país. Corea del Sur, Hong Kong (China), Puerto Rico, además de dos en España (Valencia y Asturias) y dos en Nueva York (Queens y Manhattan) son los otros lugares donde opera, además de que abrirá otra en San Diego en los próximos días.

“Los objetivos no podemos evaluarlos porque no nos planteamos un objetivo a un año ni a dos ni a tres, sino unos objetivos muy amplios. Es lo que estamos intentando hacer, es el desarrollo del futbolista de cara a su futuro, de cara que podamos a través del fútbol hacerles una mejor vida a los futbolistas y también una ayuda para ser futbolista, eso no se consigue en 11 meses ni en un año ni en dos ni tres, sino de un trabajo. Estamos muy contentos, de pasar unos momentos difíciles que ya preveíamos al principio con la captación de niños”, explicó el jugador del New York City FC.

Campeón del Mundo en Sudáfrica 2010, de Europa en Austria y Suiza 2008, de tres Ligas y una Champions, Villa conversó por 34 minutos con varios medios en el hotel El Embajador donde reiteró que cree el trabajo en las bases es lo que hace del fútbol un deporte que produce talentos de toda raza.

¿Crees en la sangre dominicana para jugar fútbol?

“Por supuesto, pero no solo en la sangre dominicana. Creo que el futbolista tiene una parte que nace con un don, que son sus padres quienes se los dan, que es un porcentaje pequeño, digamos, y lo demás es desarrollo. La diferencia de que España o Alemania ganen Mundiales es porque hacen mejor las cosas en desarrollo con los niños que otros países”, explicó el asturiano, compañero de Lionel Messi en el Barcelona campeón de Europa en 2011.

“El niño cada vez quiere jugar más al fútbol, en Dominicana se ve en las calles, todo eso lleva un proceso que vamos intentar ayudar con esto, pero que lleva un tiempo, la idea es que el futbolista que llega a ser profesional en el futuro sea el que ahora está empezando, que tenga 6-7 años, por eso necesitas un desarrollo de 10 años, pensar a largo plazo, aquí en Puerto Rico y en todo el mundo el secreto está en el desarrollo. Hemos visto a Dominicana como un país donde los niños quieren jugar al fútbol y donde se necesita ese desarrollo”, dijo Villa.

Dos goles suyos dieron el triunfo a España en el arranque del Mundial 2010 ante Honduras, otro ayudó a ganar a Chile (2-1) en primera ronda, fue el autor del único que marcó la Roja ante Portugal en octavos de final y del solitario sobre Paraguay en cuartos.

Pero de las 412 dianas que ha marcado pone como número uno el que ayudó al Barca a aumentar 3-1 la ventaja sobre el Manchester United en la final de la Liga de Campeones 2011 en el mítico estadio Wembley de Londres.

“Ganábamos 2-1, un partido cerrado, pero ese gol al minuto 70 sentenció el partido, ante un portero grande como (el holandés Edwin) van der Sar, que fue el último gol que recibió”, dijo Vila.

Villa debutó con la selección española en 2005 y estuvo hasta 2014 en su tercer Mundial. Fue convocado en agosto pasado para los partidos ante Italia y Liechtenstein, jugó en el primero, pero una lesión le impidió estar para el segundo. A sus 36 años no cierra las puertas.

NPerez@diariolibre.com

Source link