Compartir
El abogado y productor de televisión, el amigo Nelson Abréu se adueñó de este parque en la calle Salvador Cucurullo, esquina San Luis, en la ciudad de Santiago, donde tiene su oficina.

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

Editor/Caribbean Digital

Violentan todo y las autoridades correspondientes se muestran indiferentes.

MASSACHUSETTS, Estados Unidos./ Dije y reitero que después que la Suprema Corte de Justicia suspendiera la operación de los parquímetros en la ciudad de Santiago, República Dominicana, por considerar que su ejecución era irregular, la apropiación de los estacionamientos públicos por particulares constituye un abuso a las leyes y normas y una falta de respeto al ciudadano.

El abogado y productor de televisión, el amigo Nelson Abréu se adueñó de este parque en la calle Salvador Cucurullo, esquina San Luis, en la ciudad de Santiago, donde tiene su oficina.

Dueños y representantes de establecimientos comerciales e instituciones públicas y privadas, especialmente entidades bancarias y telefónicas ubicadas en las calles y avenidas de Santiago separan sus parqueos en las vías públicas como si ese terreno le perteneciera por herencia.

Ya está bueno para seguir soportando ese tipo de vagabundearías.

Recuerden que en muchos países, en República Dominicana con mas frecuencia, existe un dicho que reza que la costumbre hace ley.

Es decir, que si se permite que un ciudadano llámese como se llame hace lo que le parezca, inclusive violentando las leyes y normas legales establecidas, resulta mas difícil desprenderlo de esa mala costumbre.

Quienes usen los espacios públicos como si se trataren de su propiedad están equivocados.

Lo peor de todo es que mientras los particulares se apropian de los parqueos públicos las autoridades correspondientes se muestran indiferentes.

No hay comentarios