Compartir
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Archivo.

Caribbean Digital

Washington.-El gobierno del presidente Barak Obama flexibilizó las normas para quienes busquen asilo político, refugiados y otros que pretendan visitar Estados Unidos o permanecer en el país, aun si dieron apoyo “limitado” a “terroristas” o grupos extremistas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Archivo.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Archivo.

El cambio es una de las primeras acciones de Obama relacionadas a la inmigración desde que anunció en enero durante su discurso del Estado de la Unión que recurriría más a menudo a directivas del ejecutivo.

El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado afirman ahora que ya no se prohibirá de manera automática la llegada a Estados Unidos de personas que Washington considera que facilitaron “apoyo material limitado” a terroristas o grupos terroristas.

Una disposición en la ley de inmigración -conocida como fundamentos para la inadmisibilidad relacionada con el terrorismo, que se promulgó luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001- afectaba a cualquiera que fuese considerado como una persona que apoyó actividades de ese tipo.

Con pocas excepciones, la disposición se ha aplicado rígidamente sobre quienes intentan ingresar a Estados Unidos o sobre quienes ya se encontraban en el país pero que deseaban cambiar su condición migratoria.

La ley puso al agente de bienes raíces Morteza Assadi, de 49 años, quien reside en el norte de Viginia, en una especie de purgatorio de inmigración, porque no se ha dado trámite a su solicitud de residencia permanente durante más de una década.

Durante su adolescencia en Teherán, Irán, al comienzo de la década de 1980, Assadi distribuía volantes de un grupo muyaidín que se oponía al gobierno del ayatolá Rujolá Jomeini.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo en un comunicado que el cambio a la norma anunciado la semana pasada, que se hizo sin necesidad del acompañamiento del Congreso, concede mayor discreción al gobierno, pero no abrirá el país a terroristas ni a sus simpatizantes.

Las personas que busquen condición de refugiado, asilo o visas, incluidas quienes ya se encuentren en Estados Unidos, todavía serán revisadas para garantizar que no representan una amenaza a la seguridad nacional ni a la seguridad pública, dijo el departamento de Estado.

No hay comentarios

Deja un comentario...