Zoilo Almonte. Archivo
Por Domingo Hernández
En un momento en que la  ofensiva de las Águilas Cibaeñas ha estado por debajo,  la noticia  concerniente a la entrada a juego de Zoilo Almonte, resulta esperanzadora.
El bate de Almonte representa una buena inyección a la alineación de las Aguilas y en cualquier momento podría hacer la diferencia entre un triunfo y una derrota.De hecho, ya en el pasado lo ha hecho.
Si bien es cierto que durante todo el torneo ha predominado el pitcheo, el desempeño del conjunto cibaeño, sobre todo, en partidos cerrados, no ha sido el mejor.
Las Aguilas han carecido de bateo oportuno en buena parte de sus encuentros y esto queda evidenciado en el hecho de que, si el juego de anoche ante las Estrellas, sumaba siete derrotas en partidos por una carrera (con seis triunfos en iguales circunstancias).
Su promedio de bateo colectivo (234), en cuyo departamento ocupa la cuarta posición es relativamente pobre, al igual, naturalmente, que el de la mayoría de los demás equipos (lideran los Toros con 245).
Almonte, quien viene de jugar en el béisbol de Japón, se ha caracterizado precisamente por ser un bateador de poder y oportuno. Ha sido uno de los bates de mayor respeto en la pelota dominicana y un gran conocedor de la liga. Incluso, en buena parte de las temporadas en que ha militado con las Aguilas, ha bateado 300 o más.En el tope de sus condiciones, podría aportar mucho en favor de la causa aguilucha. Ya veremos.
Salieron…
Luego de mantenerse durante todo el certamen debajo en el standing, al fin los Tigres del Licey salieron de esa posición y el pasado martes se quedaron sólos en el tercer puesto, tras vencer a domicilio 3-2 a los Gigantes del Cibao.
Los azules de poco tiempo acá son relativamente otro equipo, respecto al de sus primeros días, período éste en el que las derrotas se sucedían unas tras otras, a niveles tales que llegaron a cosechar marca negativa 2-8.
La entrada a juego de los Bonifacio( el capitán Emilio y su hermano menor Jorge) así como de: Sergio Alcántara, Pablo Reyes, el refuerzo colombiano Giovanny Urshela y más recientemente Hanley Ramírez y Erick Aybar, prácticamente han transformado esta franquicia y los buenos resultados no se han hecho esperar.
Por primera vez el conjunto capitalino juega para 500 (récord de 15-15) y es el que mejor ha jugado en sus últimos compromisos, tal y como lo demuestra en el hecho de que, de sus últimos 10 partidos, suma ocho triunfos, tres de manera consecutiva, y apenas dos reveses.
Ante esta reacción cabría preguntar:¿Podrá mantener ese ritmo…?Estaría por verse. Hay que reconocer,no obstante, que tienen el material y la inspiración para ello. Obsérvese que cambiaron de dirigente (José Offerman por Robbie  Hammonck) y han seguido igual, nada ha desmejorado. De todas formas, hay que esperar, pues en una justa tan competitiva como la actual, resulta altamente difícil conservar una proporción victoriosa por largo tiempo. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Diómedes -Guayubín- Olivo tiene el récord de más poches propinados en la historia del béisbol doméstico, tras abanicar a un total de 742 en su gloriosa carrera. !Suena la campana!!Climmp!

Deja un comentario...