Grandes intérpretes dominicanos acompañan a la cantante cristiana que murió de cáncer

Caribbean Digital

Han pasado varios meses desde la muerte de la cantante cristiana Evelyn Vásquez. Se sabía que en el proceso de su enfermedad ella estaba trabajando en una producción discográfica junto a varios artistas dominicanos.

Finalmente, el producto se ha dado a conocer y es un canto a la vida, a vivir a plenitud, tal como siempre predicó la intérprete dominicana, fallecida el 25 de agosto de 2018 tras una larga batalla contra un cáncer. Se desconoce quién distribuyó el material, pero se está compartiendo en las redes sociales. A su inicio tiene el sello Mojica.

“Es que la vida no se compra” es el título de la contagiosa melodía en la que participan estrellas de la talla de los merengueros Johnny Ventura, Fernando Villalona (El Mayimbe), Rafa Rosario (de Los Hermanos Rosario) Kinito Méndez y Eddy Herrera.

Se suman a la canción las intérpretes Maridalia Hernández, Diomari La Mala y Martha Heredia; el salsero Yiyo Sarante, el cantante de música urbana Mozart La Para, la mambera Juliana O’Neal (quien también batalla contra un cáncer, el tercero en su vida), el cantante Pamel Mancebo y Juan Carlos Pichardo Jr., entre otros.

El vídeo de la canción, que sobrepasa los cuatro minutos, se inicia con una Evelyn llena de alegría, energía y una gran sonrisa en su rostro entonando las letras: “Me desvelo por las noches sintiendo que la vida se me escapa, mientras unos ríen, otros lloran, mientras unos gritan , otros callan”. Ahí se le suman Rafa Rosario y Juliana O’Neal con la estrofa: “Y me ahogo en el silencio haciendo ruido mientras pienso, si lo que toca vivir no fuera un hecho, más pudiera ver como comienzo”.

“Es que la vida no se compra, es que la vida viene hecha, en circunstancias casi ciertas, que no definen su belleza”, prosigue Yiyo Sarante y luego Kinito Méndez, para así dar paso a cada uno de los cantantes que formaron parte del inspirador tema. El coro dice “y no se puede comprar, la vida no, no se puede comprar, la vida no y no se puede comprar”.

La canción y su vídeo son toda una celebración a la vida, en la cual se siente el gozo, la alegría, la complicidad, el deseo de seguir adelante, de no dejarse derrotar, de salir victorioso. En algunas escenas, algunos bailan juntos, otros lo hacen solos, pero con igual entusiasmo.

Definitivamente, “La vida no se puede comprar” llegó como el último mensaje de Evelyn, la mujer que luchó valientemente contra una enfermedad, la que ni en sus últimos momentos de vida perdió la fe y siempre mostró su contagioso ánimo y sonrisa.

Diario Libre

Deja un comentario...