Compartir

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

A veces los medios de comunicación son como la Iglesia Católica, se comenta todo adentro, pero nadie discute ni cuestiona afuera.

SANTIAGO, República Dominicana./ Para una persona ejercer la medicina tiene que ser un doctor y para subir al estrado esta debe estudiar la carrera de derecho, y ¿para ser periodista?

Para ejercer el periodismo en este país el ciudadano solo debe tener dinero, no importa su procedencia, y de inmediato renta un espacio en una planta televisora o en la radio.

El problema es tan grave que, además de los reporteros, hasta directores de importantes medios de comunicación de la nación no son egresados de la escuela de periodismo que existen en las diferentes universidades.

La mayoría son profesionales destacados en otras áreas, con una gran capacidad de análisis, con cierto respeto en la sociedad.

Además de la usurpación del oficio, los propietarios de medios, la mayoría, también abusan de los que realmente son egresados de la carrera de periodismo, con bajo salario y violación al código laboral por la cantidad de horas de trabajo.

Como ocurre en los cuerpos castrenses, en las empresas de medios de comunicación también existe y se da con mucha frecuencia la humillación hacia el periodista en cuanto al salario.

Mientras altos ejecutivos periodísticos y del personal administrativo de los medios de comunicación devengan salarios lujosos, los reporteros, materia prima de valor importante, para la empresa, son vejados con sueldos de miseria.

Esto, aparte de que los periodistas pueden ser cancelados sin ninguna justificación o por un chime de un mediocre que busca crecer a base del sacrificio de su compañero.

Si no me creen hagan la prueba.

Muchos cancelan a los periodistas sin la cortesía de explicarles las razones, porque a veces  no encuentran justificaciones. “Este es el pleito del huevo y de la piedra”, le dije una vez a un amigo. Y me pregunto ¿Hasta cuando?.

No hay comentarios