Compartir
Hipólito Mejía y Miguel Vargas. Archivo.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

El PRD es el partido mas grande del país, pero la indisciplina, creerse que todos son “jefes” y la arrogancia de muchos de sus dirigentes, son algunos de los problemas que los afectan para alcanzar el poder en cada proceso electoral.

SANTIAGO, República Dominicana./ Una jugada política insensata del presidente del Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado y sus principales colaboradores, y al parecer la arrogancia del sector que apoya al ex presidente Hipólito Mejía, ha llevado a la división inminente de la organización política mas grande del país.

Hipólito Mejía y Miguel Vargas. Archivo.

Un amplio sector del PRD considera que la indiferencia mostrada por Vargas Maldonado durante las pasadas elecciones presidenciales del 20 de mayo fue determinante para que el candidato Mejía sufriera la derrota electoral.

Esta situación, mas las posiciones asumidas por importantes dirigentes perredeistas contra el aspirante presidencial de su propio partido, provocó que el partido blanco perdiera las elecciones.

Fue por la insensatez que la Comisión Política del PRD suspendió el pasado viernes 1 de junio a su presidente, Miguel Vargas Maldonado, y en su lugar colocó al presidente en funciones, Andrés Bautista.

Mientras fueron expulsados Víctor Gómez, Kalil Michel, Annie Felipe y Papín Domínguez, en cambio fueron suspendidos Fiquito Vázquez Julio Mariñe y Aníbal Duvergé.

En tanto que el Comité Ejecutivo Nacional, CEN, del PRD, aprobó este domingo someter por ante su Comisión Nacional de Control al expresidente Hipólito Mejía, imputándole actividades facciosas y propiciar una convocatoria irregular, illegal, fraudulenta y anti estatutaria de algunos miembros dela Comisión Política.

Asimismo, destituyó al presidente en funciones Andrés Bautista, por usurpar las funciones del presidente titular, en abierta violación a los Estatutos Generales de esa organización.

Todo parece indicar que partiendo de la decisión tomada porla Comisión Políticay el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, respectivamente, la división de esta organización es inminente.

Desde las elecciones presidenciales del año 2004 y las siguientes de medio término, el PRD ha presentado problemas para salir airoso y a decir del panorama actual lo que se aproximada no es nada halagüeño.

No hay comentarios