Compartir
El presunto asesino.

POR RAMON MARTINEZ
[email protected]
Especial/Caribbean Digital
NEW CITY, NUEVA YORK. – La justicia de esta zona, encontró culpable a Michael Avilés, por la muerte de su hija de cinco meses Michelle, en un hecho que ocurrió en enero del 2011 y que impactó a la sociedad de Haverstraw, especialmente a la comunidad hispana.

El presunto asesino.

Asimismo durante la presentación de pruebas y testimonios se pudo determinar que la madre de la niña y compañera sentimental del criminal, Lisette Capellan, y quien era señalada como cómplice del horrendo crímen era inocente.

En  la audiencia, las autoridades  policiales y los representantes de la fiscalía demostrararon que Aviles, le rompió  craneo y varias costillas a su tierna hijita entre otras acciones  violentas contra la indefensa criatura, esto provocó que los representantes judiciales aprobaran que el hombre de origen puertoriqueño es culplable de homicidio no premeditado en segundo grado.

Según el reporte de los investigadores Michelle fue brutalmente golpeada por su padre varias horas antes de ser llevada ante el Hospital de Nayac, donde fue declarada muerta.

En el juicio se demostró que Michael Aviles, a su pequeña hija le rompió el craneo, varias costillas y le provocó numerosos moretones en su frágil cuerpo.

Tras esta desición, el hombre de origen puertoriqueño, y que se mantuvo con cierta tranquilidad durante el juicio encara a partir del próximo abril una sentencia  que podría superar los  15 años de prisión.

Luego de conocerse la postura de la justicia, muchas personas que siguieron el espinoso caso, se alegraron de la decisión y lo que espera  Michael Aviles.

“Creo que hoy se ha hecho justicia, ya que Lisette es inocente y el único culpable es este monstruo, que no le tembló el pulso para matar a su propia hija” comento Ramón Aponte.

El triste suceso  ocurrido en la Villa de Haverstraw, atrajo  la atención de muchas personas, especialmente de origen dominicano, ya que Lissette proviene de una honrada y trabajadora familia de la comunidad de Canca La Piedra, en el municipio de Tamboril.

Afuera de la corte, algunos mostraron su rabia al criticar que Avilés en ningun momento mostró gesto de arrepentimiento o que no tuvo el valor de aceptar que su novia Lisette Capellan no fue responsable de la muerte su hija.

“Al parecer él pretendía, que la justicia también encontrara culpable a Lisette y por ende que fuera condenada con la misma sentencia que le espera, este tipo es un monstruo” dijo la dama Maria Veras.

Michael Avilés, encontrado culpable de la muerte de su hija recibira la sentencia en abril, y muchos sostienen que la misma podría superar los 15 años de prisión.

No hay comentarios

Deja un comentario...