Compartir
El sepelio se realizó luego de concluir una misa de cuerpo presente.
Caribbean Digital
HAINA, San Cristóbal. En una sencilla y emotiva ceremonia fueron sepultados este domingo a la 1: 00 de la tarde, los restos de monseñor Francisco José Arnaiz, en el cementerio de los jesuitas, ubicado en Manresa Loyola.

El sepelio se realizó luego de concluir una misa de cuerpo presente.
El sepelio se realizó luego de concluir una misa de cuerpo presente.
Algunos obispos y personalidades que participaron en el sepelio echaron tierra en el ataúd como un gesto de despedir al sacerdote jesuita, quien falleció el viernes en Santiago de los Caballeros  tras padecer  dificultades respiratorias.
El sepelio se realizó luego de concluir una misa de cuerpo presente oficiada por el obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Amancio Escapa, monseñor Ramón de la Rosa y Carpio, arzobispo de Santiago y monseñor Agripino Núñez Collado.
Luego de sepultados los restos, se informó que el novenario será realizado a las 5:00 de la tarde en la Parroquia Santísima Trinidad.
Al sepelio de monseñor Arnaiz, asistieron dos sobrinos de este, María José Arnaiz e Inigo Arnaiz, quienes vinieron de España a despedirlo.
María José destacó que su tío provenía de una familia muy pequeña, y que solo le queda una hermana viva que también es religiosa y tiene 93 años.
Ambos familiares se mostraron satisfechos de que sus restos descansen en República Dominicana, tras indicar que ellos saben que Arnáiz amaba el país y se sentía como un dominicano.
“Él los quería a ustedes muchísimo, quería mucho a la República Dominicana, a su gente, y creo que se habría quedado contento de saber que nosotros la familia de España, pudiéramos saber porque él se quedó aquí, y es por ustedes”, manifestó Maria José Arnaíz.
Dijo que la mayor parte de su vida, él la vivió aquí y que este es un sitio envidiable para que su cuerpo descanse.
María José Arnaíz fue entrevistada por los periodistas, previo a la misa y el sepelio, donde asistieron diversas personalidades entre ellos, funcionarios, políticos, empresarios y varias congregaciones de la iglesia católica.

No hay comentarios