Compartir
Archivo.

Redacción/Caribbean Digital

Aquí a los funcionarios corruptos los aplauden y los endiosan, en otros países los matan y los apresan, los destituyen o renuncian.

SANTIAGO, República Dominicana./ Si en este país a los funcionarios públicos corruptos le rindieran el mismo trato que en Alemania, China, Francia, España o Estados Unidos, hoy estuvieran presos, muertos, estarían destituidos o renunciarían a sus cargos.

Archivo.

Todo esto solo por las constantes denuncias o simples rumores de presuntos actos de corrupción en la administración pública.

Aquí, en cambio, los aplauden y quienes se benefician de las arcas del poder solo abren la boca para desacreditar a quienes cuestionan las riquezas de los funcionarios que no puedan demostrarla con su salario.

Un descaro tan pervertido existe en muchos de los empleados del gobierno central que las acusaciones por corrupción la ven como un chisme de campaña  política o envidia del opositor y del mismo pueblo que exige transparencia.

No hay comentarios

Deja un comentario...