Compartir
El obispo de Mao-Montecristi, monseñor Diómedes Espinal, da el último adiós a los restos del obispo emérito del Noroeste Tomás Abreu Herrera.

Por  MARCELO PERALTA

Especial/Caribbean Digital

MAO, Valverde, R. D.- En medio de la tristeza, el llanto, lamentaciones, valoraciones por su muerte y rodeado de decenas de sacerdotes, presidentes de Asambleas, laicos y cientos de familiares, amigos y relacionados, fueron sepultados la tarde de este jueves en la cripta de la Catedral Santa Cruz de ésta ciudad de Mao, los restos del primer obispo que ha tenido la Diócesis Mao-Montecristi, Monseñor Jerónimo Tomás Abreu Herrera,  quien falleció al medio día de ayer miércoles.

El obispo de Mao-Montecristi, monseñor Diómedes Espinal, da el último adiós a los restos del obispo emérito del Noroeste Tomás Abreu Herrera. Foto cortesía Wilson Aracena.
Hombres, mujeres, niños, adolescentes, jóvenes y adultos, lloraron la partida del prelado católico quien dirigió la Diócesis Mao. Montecristi, durante 28 años, al igual que al Instituto para el Desarrollo del Noroeste-INDENOR- entidad que creó y fue su presidente hasta el día de su muerte.
Miles de personas de las provincias Valverde, Santiago Rodríguez, Dajabón y Montecristi sed trasladaron en distintos vehículos para darle el último adiós a los despojos mortales de Abreu Herrera, que gozaba del aprecio y consideración en la Línea Noroeste.
Obispo, dirigentes políticos, comunitarios, autoridades civiles, policiales, militares, congresistas y de otros estratos sociales pasaron frente al féretro que contenía los restos del prelado católico.
El mitrado recorrió metro a metro, kilómetro por kilómetro cada de los rincones de las provincias del Noroeste impartiendo cursos, exigiendo a las autoridades y gestionando la construcción de obras prioritarias y que sirvieran de eje para el desarrollo del Noroeste.
Rostros entristecidos de personas de los distintos estratos sociales fueron hasta la CatedralSanta Cruz, donde Abreu Herrera ofició miles de misas para ver por última vez sus restos.

No hay comentarios

Deja un comentario...