Compartir
El presidente de la junta de vecinos Rafael Campos, dijo que además del ruido que se genera del negocio de expendio de daikis, también está la problemática de los deliverys y los constantes tiroteos que se producen en la zona.

José. A. Toribio

Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Miembros de la Junta de Vecinos de la Manzana G de la Villa Olímpica, indignados piden a las autoridades acudir en su auxilio con el ruido de un negocio de expendio de los famosos “daikis” que los tiene en estado de desesperación.

El presidente de la junta de vecinos Rafael Campos, dijo que además del ruido que se genera del negocio de expendio de daikis, también está la problemática de los deliverys y los constantes tiroteos que se producen en la zona.
El presidente de la junta de vecinos Rafael Campos, dijo que además del ruido que se genera del negocio de expendio de daikis, también está la problemática de los deliverys y los constantes tiroteos que se producen en la zona.

El presidente de la junta de vecinos Rafael Campos, dijo que además del ruido que se genera del negocio de expendio de daikis, también está la problemática de los deliverys y los constantes tiroteos que se producen en la zona.

“Nosotros ya no aguantamos un trasnochados mas. Anoche esa gente mantenían un escándalo con un musicon y hay vienen todos tipos de personas y no pudimos dormir”, expresó.

Manifestó también que la situación es mucho peor para los hombres y mujeres que deben madrugar para dirigirse a sus respectivos lugares de trabajos, por los desvelos que sufren durante la noche.

José Checo miembro de la junta de vecinos, manifestó que pese a que en diversas ocasiones se han dirigido ante las autoridades, se ha hecho caso omiso a la situación, por lo que exigen a que se le busca una solución a esta problemática que ya los tiene hastiados.

Los miembros de la junta de vecinos, señalaron que ya estan cansados del ruido en esa parte de Santiago, lo que no les permite siquiera conciliar el sueño en horas nocturnas, por lo que exigen de las autoridades competentes una rápida solución a este mal que les afecta.

La señora Milagros González, residente quien tiene mas de 12 años viviendo allí, dijo que en su casa tienen que comunicarse con “mímicas y señas” porque el alto volumen de la música no  les permite hablar.

No hay comentarios

Deja un comentario...