Compartir
Este señor avanzado de edad permaneció por horas a la espera de ser atendido. No aguantó y se orinó en sus pantalones.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

El equipo médico trata de hacer un trabajo eficiente, pero el hospital carece de equipos para ofrecer un buen servicio.

SANTIAGO, RD.- Aunque parezca inconcebible pensarlo, en el hospital José María Cabral y Báez, de esta ciudad, el más importante de la región Norte del país, la vida de un paciente, muchas veces, depende si el médico que le atiende porta un celular con cámara fotográfica integrada.

Este señor avanzado de edad permaneció por horas a la espera de ser atendido. No aguantó y se orinó en sus pantalones.
Por la falta de camillas y equipos de salud, este señor avanzado de edad permaneció por horas a la espera de ser atendido. No aguantó y se orinó en sus pantalones.

Y es que en el área de Rayos X, por ejemplo,  para ver el resultado de una radiografía  (placa), los pacientes deben esperar un largo rato por el doctor con su teléfono móvil para tomarle la foto, ya que el equipo del centro de salud que debería revelar la imagen no funciona.

“Los equipos que permiten ver la imagen de la placa no funciona y para poder ver el resultado debe venir un médico  y tirarle una foto con su celular”, se escucha decir al personal de rayos x, tratando de darle explicaciones a los pacientes.

El equipo de rayos X, son una forma de radiación electromagnética como la luz visible, este envía partículas de rayos a través del cuerpo y las imágenes se registran en una computadora o en una película, según informes especializados en la materia.

Reporteros de Caribbean Digital observaron como en el hospital Cabral y Báez decenas de personas, dominicanos y haitianos, hacen largas filas para tomarse una placa.

Pacientes moribundos, otros no tan graves, pasan momentos desagradables a la espera de un resultado de rayos x.

Pero eso no es todo.

En el área de emergencia solo hay una silla de ruedas y dos camilleros para asistir a miles de personas empobrecidas que por la carencia de un buen seguro de salud acuden al hospital público en busca de servicios.

Cuando un paciente no puede caminar, pues no queda otro remedio que esperar entristecido por el dolor o que su acompañante lo pueda cargar en brazos hasta el área donde debe ser atendido.

En trauma, un departamento lleno de pacientes a cada momento a causa de los accidentes de tránsitos, la gente se pasea entre las  orinas, la hediondez y la impotencia de esos desamparados sociales a quienes la salud le sale costosa e imposible de cuidarla.

Cuota de recuperación

El no cobro de la cuota de recuperación es de las pocas luces del sistema público de salud.

Los hospitales de la red pública acogieron la disposición del Ministerio de Salud de no cobrar la llamada “cuota de recuperación”, dinero que los pacientes tenían que pagar por los servicios recibidos, sin embargo, el problema en los hospitales es aún mas grave que eso.

No hay comentarios

Deja un comentario...