Domingo Hernández. Archivo
Por Domingo Hernández
El pasado fin de semana concluyó la V edición del Puerto Plata Open PGA Tour Latinoamérica 2019.
La justa, celebrada en los Links del Playa Dorada Golf Club, concluyó con la victoria del chileno Cristóbal del Solar, quien se coronó campeón exhibiendo un juego consistente durante toda la ruta, en un certamen que inició el pasado 29 de abril y que se extendió hasta este domingo 5 de mayo.
Como cada año, esta vez se reflejó que el evento va en crecimiento relativamente en todos los órdenes. Es decir, tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo.
En términos económicos, la justa, que se celebra desde el 2012, inició en el 2015 con un premio general de 150 mil dólares y desde el año pasado se incrementó  a 175 mil.
Y si bien en el 2018 participaron la misma cantidad de jugadores que este año -144-, en esta oportunidad los países se incrementaron, pues fueron 22 naciones las que vieron acción.
En lo competitivo, el nivel también ha ido en aumento, en razón de que si bien el torneo comenzó con la participación únicamente de jugadores de procedencia latina, poco a poco se ha estado incluyendo a golfistas de otras nacionalidades,tales como canadienses y norteamericanos, entre otros.
Ello ha traido como consecuencia que los jugadores dominicanos, en condición de anfitriónes, se vean obligados a asumir el compromiso de hacer un mejor papel en cada una de las ediciones.
En la recién concluida versión, el país estuvo bien representado y podría decirse que la labor realizada fue buena, pues del equipo de quisqueyanos, Willy Pumarol y Juan José Guerra, terminaron con lugares decorosos y de algún modo salvaron la honra de Dominicana.
Pumarol estuvo cerca de adueñarse del título de campeón, pero al final el consistente juego del chileño Cristóbal del Solar neutralizó sus aspiraciones y debió conformarse con un honroso tercer lugar dentro de los profesionales.
Guerra, por tercer año consecutivo se ha convertido en el mejor amateur, demostrando con ello que su calidad de juego va en ascenso. Se dice, incluso, que éste dentro de poco podría debutar en en terreno de los profesionales.
Así las cosas, hay que colegir, y sobre todo  conforme lo han juzgado los organizadores, que este V Puerto Plata Open PGA Latinoamericano fue exitoso-por cierto, volverá a repetir el año próximo-.
Y este éxito es resultado del desarrollo que ha alcanzado el Golf dominicano en los últimos años, producto del trabajo mancomunado de la dirigencia, incluidas las directivas de los períodos que encabezó el señor Rafael Villalona, un entusiasta enamorado de este deporte (2015-2018) y el actual presidente, Carlos A. Elmúdesi, quien apenas comienza su gestión.
Cabe señalar al respecto el proceso de masificación que ha experimentado este deporte y la labor que se ha hecho con el fomento de los torneos juveniles, los cuales habrán de servir de base para  un mayor crecimiento lo que, en un futuro no lejano, comenzará a dar sus frutos con el surgimiento de nuevos talentos para que  luego  éstos incursionen en niveles superiores.
Internacionalización…
Además, el golf dominicano se ha ido internacionalizando con la participación de jugadores nativos en certámenes de relieve, incluidos mundiales (el de Mayacoba, México, en el 2016 y en Dublin, Irlanda en el 2018, pueden servir de ejemplos) con buenos resultados para una nación tercermundista como la nuestra.
El montaje en suelo dominicano de una serie de justas continentales relevantes igualmente sirven de manifiesto al avance de esta disciplina que, dicho sea de paso, ya incluso es olímpica.  Y en esto ha favorecido los excelentes campos con que cuenta Dominicana, muchos de los cuales no tienen que envidiarle nada a los de otros países de mayor tradición golfistica.
Todo esto debe llevar a reconocer que nuestro golf vive un buen momento y que sus perspectivas lucen bastante promisorias. Ojalá,pues, el intenso ritmo de trabajo que se ha llevado a cabo en los últimos tiempos por parte de quienes integran el Comité Ejecutivo de la Federación Dominicana de Golf  pueda mantenerse y no decaiga jamás. Es la mejor fórmula para que pueda  prevalecer  esta etapa de florecimiento. ESQUINITAS-. A propósito, compartimos gratamente el pasado fin de semana con el deportista Rey Medina, el fraterno colega Santana Martínez y su esposa Doña Angela, en un restaurant de Playa Dorada. Medina también se dio cita al Puerto Plata Open PGA Latinoamérica, con cuya presencia evidenció que sus deportes preferidos  no son  sólo el béisbol -es un gra aguilucho- y el boxeo, sino también el golf. Gracias por sus finas atenciones…PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:El 24 de agosto de 1984, el dominicano José De León, vistiendo el uniforme de los Piratas de Pittsburgh, tiró un juego de un hit frente a los Rojos de Cincinnati y sin embargo, resultó el lanzador derrotado. El partido terminó 2-0 y el único hit fue un sencillo conectado por Dave Parker en el séptimo episodio, que remolcó desde segunda Eddie Milner, quien se había embasado por transferencia y avanzó a la intermedia por un error. La segunda vuelta también se produjo en ese inning, debido a otra pifia de la defensa de los Piratas. !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...