Compartir
La violencia y la criminalidad han sacudido a la República Dominicana. Archivo.

Por Nelson Peralta

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./Recuerdo perfectamente que al iniciarse el gobierno del presidente Hipólito Mejía en el año 2000, las arcas del Estado estaban vacías y parecía que un “ciclón devastador” había pasado destruyendo todo a su paso; había terminado el primer gobierno de Leonel Fernández y el PLD 1996-2000.

La violencia y la criminalidad en la República Dominicana han sacudido el gobierno del presidente Leonel Fernández. Archivo.

Mientras que las protestas de los productores de habichuelas de San Juan, los productores de arroz del nordeste y los de tabaco de Santiago se reproducían a causa de la quiebra en que quedaron, fruto de la negativa de respaldo financiero del gobierno de entonces a estos sectores.

En aquel tiempo, había esperanza y tenía nombre y apellido, porque un aliado del campo y los productores agropecuario había ascendido al poder: Hipólito Mejía, era el Presidente.

No se habían cumplido las  primeras 24 horas en el gobierno de Mejía, cuando acudió a San Juan y se reunió con los productores de habichuelas  y otros a los cuales además de esperanza entregó recursos económicos que, levantó un poco la moral de la quiebra sin dolientes que habían vivido.

Los productores de arroz del nordeste recibieron el espaldarazo del nuevo Presidente y también llevó recursos y estableció compromiso con los productores de tabaco, quienes había sido “victima” de una errada política de siembra donde hubo una producción sin planificación que no encontró mercado donde colocar el producto.

Mejía y su equipo de gobierno inició un amplio plan de preparación de tierra, siembra y el financiamiento, lo que hizo que  el campo comenzara a hacer parir  la tierra y a tener rentabilidad los productores en los mercados. Hubo una transformación del INESPRE que disponía de un circuito de camiones y pequeños vehículos por los barrios vendiendo todos los productos de la canasta familiar a precios asequibles.

En aquel Tiempo, hubo un programa de construcción y reparaciones de carreteras, autopistas y calles en todo el país, donde comunidades que no conocía el asfalto supieron de que se trataba.

Es cierto que hasta los dos años y medio el país vivió un gobierno que cumplió su compromiso con llevar mejoría a los sectores más pobres y también respaldo a los sectores productivos para generar empleos y combatir la pobreza.

Ciertamente, la quiebra de Baninter que fue un problema de violación constante de las normas prudenciales del sistema financiero del que tenía conocimiento el gobierno de Balaguer y el de Leonel Fernández, vino a tener su desenlace en la segunda mita del gobierno de Mejía. Ni Balaguer, ni Leonel aliados en l996-2000, se atrevieron a enfrentar la grave crisis financiera. Pero le toco a Hipólito.

El gobierno de Hipólito para evitar la caída mediante el efecto dominó de la banca nacional asumió todo el control y pagó a los ahorrantes y depositantes, actitud que impidió el desplome del sector, que hubiera sido catastrófico para el país.

Esa misma acción, la asumió el presidente Barak Obama en Estado Unidos, José Luis Rodríguez Zapatero en España y otras naciones como medida de salvamente de su sistema financiero nacional.

Debo admitir que vivimos momentos complicados, pero se adoptaron las medidas responsables que requería el momento y el sacrificio fue de todos, comenzando con el Estado.

Pero vivo un tiempo, donde el sacrificio solo es de la población mientras el gobierno gasta a sus anchas, sin reparar en el déficit fiscal a que nos conduce. Aumentos excesivos de los precios de los combustibles sin ninguna transparencia.

Yo vivo un tiempo……

-Inseguridad ciudadana

– Violencia

– Criminalidad

-Padres que no duermen hasta que sus hijos lleguen a casa

-Falta de inversión en educación

-Que se imparte docencia debajo de árboles

-Docencia en Polideportivo

-Docencia en bajo techo de los barrios

-Se niega el 4% a educación

-El 10% a los Ayuntamientos

-El 5 % para  la UADS

Yo vivo un tiempo…..

– Altos precios de los combustibles

–         Altos costos de los alimentos

–         Altos precios de los servicios

–         Muchos apagones y tarifa eléctrica cara

–         Corrupción e impunidad

–         Deuda que cubre casi el 40% del Presupuesto

–         Alto grado de clientelismo político

–         Caudillismo arraigado

–         De gasto de recursos del Estado en la candidatura oficialista.

–          Gente que permanece horas en una fila para recibir una ración de alimento

–         Quiebra de los parques de zonas francas

–         aumento  del desempleo

Yo vivo un tiempo…..

Donde la displicencia y complicidad de autoridades permitió el robo de  un  avión, cuya acción disminuye sensiblemente la capacidad de asombro de los dominicanos, que ni siquiera preguntan ¿dónde está el avión?.

Espero un mejor tiempo, donde se respete la vida de  los jóvenes, haya equidad que permita que los repartos de los bienes del Estado alcance, pero para todos…..

No hay comentarios