Compartir
Los médicos residentes hablan a los estudiantes sobre las consecuencias que produce el embarazo en las adolescentes.

Servicios/Caribbean Digital

Aunque los  embarazos en adolescentes han disminuido en los últimos tres años  en el sector de Herrera, de esta ciudad, la cantidad de menores en esa condición  es aún muy  elevada, lo que mantiene preocupadas a las autoridades del Hospital Marcelino Vélez Santana, debido a los graves problemas sociales y de salud que esto ocasiona.

Los médicos residentes hablan a los estudiantes sobre las consecuencias que produce el embarazo en las adolescentes.
Los médicos residentes hablan a los estudiantes sobre las consecuencias que produce el embarazo en las adolescentes.

El planteamiento fue hecho por la doctora Esther Mateo, encargado del Centro de Atención Primaria del sector Las Palmas, quien expresó la necesidad de profundizar los esfuerzos que se realizan para que esos embarazos puedan reducirse a niveles mínimos.

Indicó que un estudio realizado por el centro hace cuatro años u medio arrojó que la población de adolescentes embarazadas en Herrera era de un 22 por ciento, “lo que significa que una de cada cuatro mujeres que llegaban a nuestro centro era adolescente y estaba embarazada”.

“Actualmente la cifra ha bajado, sobre todo en ese sector. Nosotros decimos, de acuerdo a estadísticas del año pasado, que el 18 por ciento de las pacientes embarazadas que tenemos en el sector de Herrera son adolescentes, lo que significa una mejoría porcentual con relación a cuatro años atrás”, explicó.

Mateo se refirió al tema previo a una charla sobre “Embarazos en Adolescentes”, dirigida a estudiantes de séptimo y octavo cursos de básica y cuarto del nivel medio del Colegio Efmamjjasond, del sector Las Palmas, la cual fue impartida por los doctores Raúl Aristy, Milton Alfonseca, Leidy Reinoso y Mildry Peña, residentes de Medicina Familiar y Comunitaria.

La doctora Mateo atribuyó la disminución a que en la zona de Santo Domingo Oeste existen numerosas organizaciones, en su mayoría sin fines de lucro, que han hecho un trabajo social extraordinario, ya que mantienen programas dirigidos a la reducción de embarazos en adolescentes y a retrasar el inicio de las relaciones sexuales en los jóvenes.

Señaló, en ese sentido,  que el Hospital Marcelino Vélez Santana ha hecho también un gran aporte para que se lograra esa reducción, labor que ha sido reconocida por las organizaciones sociales del sector.

“Pero, aunque ha disminuido, eso no significa que tenemos que sentarnos a echarnos fresco. Eso significa que nuestro trabajo ha impactado de alguna manera, aunque sean pocas, y que tenemos que seguir aunando esfuerzos para que ese porcentaje sea menor”, significó.

Mateo dijo que en los países desarrollados el embarazo en adolescente no se contempla,  y señaló que “a medida en que nosotros tenemos adolescentes que se embarazan, en esa misma medida somos subdesarrollados”.

Explicó que las adolescentes pueden sufrir diferentes problemas de salud,  como son diabetes, hipertensión arterial, trastornos alimenticios y depresión post-parto, entre otros, mientras que la criatura puede nacer con prematuridad, padecer síndrome de membrana  hialina y  mal nutrición

“En síntesis, el embarazo condiciona a enfermedades, pero en una adolescente lo condiciona aún más, porque su organismo no está completamente desarrollado para poder asumir las consecuencias que vienen con un embarazo”, apuntó.

No hay comentarios

Deja un comentario...