Compartir
Observan los equipos donados.

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO. La embajada Taiwán, en coordinación con la empresa Cementos Cibao y el ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, inauguró este martes el equipamiento para los talleres del Centro de Educación Técnica Huáscar Rodríguez Herrera de la Universidad ISA, por valor de un millón de dólares.

Amelia Rodríguez, Cristián Reina, Denisse Rodríguez, Benito Ferreira, Rayza Rodríguez, Inocencio García Javier, Thomas y Silvia Vela de Rodríguez.
Amelia Rodríguez, Cristián Reina, Denisse Rodríguez, Benito Ferreira, Rayza Rodríguez, Inocencio García Javier, Thomas y Silvia Vela de Rodríguez.

El acto de inauguración, encabezado por el rector la Universidad ISA, Benito Ferreiras, contó con la presencia del embajador taiwanés, Thomas Ping-Fu Hou; la presidente de Cementos Cibao, Denisse Rodríguez; e Inocencio García Javier, en representación del Ministerio de Economía.

Ping-Fu Hou,  destacó el grado de cooperación entre su país y la República Dominicana, así como también la calidad de los equipos que fueron instalados en el ISA para la formación de sus alumnos.

Observan los equipos donados.
Observan los equipos donados.

“Estos dos talleres, que abarcan las áreas de albañilería, carpintería y ebanistería, así como, plomería y electricidad, están equipados con maquinarias taiwanesas muy modernas y de alta eficiencia, por lo que, los usuarios tendrán una formación técnica adaptada a los nuevos tiempos, en beneficio de la región haciéndola más competitiva”, expresó el embajador.

Rodríguez explicó que el Centro de Educación Técnica desarrollado en colaboración con la Universidad ISA, procura formar de manera práctica los diversos recursos humanos necesarios para el fortalecimiento y crecimiento de la industria de la construcción para promover e impulsar el mejoramiento y calidad en las construcciones.

“Brindará la oportunidad a jóvenes de escasos recursos económicos de integrarse a un programa educativo que les permitirá formarse y estar preparado para realizar labores en las diversas áreas de la”, dijo Rodríguez.

Ferreiras indicó que un proyecto de tanto impacto social como lo es el Centro de Educación Técnica Huáscar Rodríguez Herrera, construido hace dos años, no hubiera sido una tarea fácil de concretar porque desbordaba la capacidad financiera de una institución como la Universidad ISA.

“Para la materialización de este ambicioso proyecto, fue necesario el apoyo de la familia Rodríguez, la Fundación Huáscar Rodríguez Herrera y de Cementos Cibao, que en un gesto de altruismo donaron la importante suma de RD$50 millones para la construcción de la planta física del Centro que consiste en aulas, talleres, dormitorios y oficinas”, dijo Ferreiras.

Expresó que con la aportación del pueblo de Taiwán, gracias las gestiones del ministerio de Economía, fue posible llevar a cabo el proceso de instalación, operación de los equipos y el entrenamiento del personal, con lo cual se completa se pondrá en manos de jóvenes de escasos recursos del país una herramienta invaluable que alumbrará su futuro.

El centro. La planta física fue donada por la Fundación Huáscar Rodríguez Herrera y la empresa Cementos Cibao, con una inversión total de RD$50 millones. Cuenta con un edificio de dormitorios, un edificio de aulas y dos talleres, para la capacitación de los estudiantes de albañilería, carpintería, ebanistería, plomería o electricidad.

No hay comentarios

Deja un comentario...