Compartir
El ministro de Educación, Andrés Navarro, al participar como orador invitado en un acto de investidura de la Universidad ISA, en Santiago.

José Alfredo Espinal

Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Cuando en un acto de graduación un funcionario se dirige a los nuevos profesionales con un discurso sobrio, ajustado a la realidad y propio del escenario al cual fue invitado, se  nota la diferencia.

La calidad del orador al esbozar su criterio sin fines politiquero, es decir, fue un mensaje crítico y constructivo

Sus palabras dejaron una gran reflexión  no solo a los graduandos sino a todo el público que tuvo la oportunidad de escucharlo en la cuadragésima quinta graduación de la Universidad ISA, el pasado sábado 25 de noviembre en la Gran Arena del Cibao, Santiago.

El ministro Andrés Navarro tocó temas tan elementales hoy en día como la ética, el diálogo y el trabajo en equipo.  Uno de los temas que en lo particular me llamó la atención  fue cuando el funcionario dijo lo siguiente y cito:

“Evitemos uno de los factores más seductores del especialismo del profesional: La arrogancia del conocimiento. No existe argumento más contundente ante el incrédulo y el autosuficiente que la humildad del prudente. Es importante no subestimar el valor de las ideas de otros aunque no sea especialista. La sabiduría no la da solo el conocimiento. Toda persona por mas llana que parezca trae consigo un cumulo de evidencias que solo ella puede expresar. El respeto a las ideas y experiencias de otros representa una gran oportunidad de ampliación y  fortalecimiento de nuestro saber”, termina la cita.

Navarro dijo, además, “He aprendido a poner más atención a las ideas de los otros  que a sus palabras, valorar ms a las personas por sus actitudes  que su preparación, y apreciar más, mucho más las sabidurías que el conocimiento de las personas. Espero que este gran paso sea apenas el principio de un gran futuro de éxitos”.

Son de esos tipos de discursos que llaman más el interés cuando salen de la boca de un político, fundamentalmente de un funcionario que hasta ahora ha demostrado en su desempeño público que vale la pena seguir soñando con una República Dominicana mejor.

…Ojalá y el ministro Navarro siga así y no se endiose como otros politiqueros baratos con carguitos menores en el gobierno.

No hay comentarios

Deja un comentario...