Compartir

Los países europeos deben “bajar un poco su pretensión y actitud neocolonial y dejar de aplicar sanciones contra países que simplemente quieren que se respete su soberanía”, sostiene un reconocido analista.

El terrorismo es la consecuencia dramática de las políticas guerreristas e imperialistas de los países europeos, que dedican mucho dinero a las empresas de armamento y al aprovisionamiento de los conflictos armados en el Sur, opina el investigador, periodista y analista político Alexandre Anfruns.

“Las empresas occidentales, como la francesa Lafarge, una empresa de cemento, se han enriquecido mediante contratos con los grupos terroristas en Siria”, comenta el experto a RT. Anfruns señala que estos hechos convierten en pura hipocresía las declaraciones de una Europa supuestamente democrática y social.

El analista asegura que se tiene que crear una verdadera libertad de expresión en Europa, donde la propiedad de los medios de información está en manos de unos pocos multimillonarios, que promueven críticas hacia países como Venezuela y Rusia y otros.

“Yo pienso que los países europeos deberían bajar un poco su pretensión, bajar un poco su actitud neocolonial y dejar de aplicar sanciones contra países que, simplemente, quieren que se respete su soberanía y que se les deje desarrollar el bienestar de su población”, asevera.

Fuente de noticia

No hay comentarios

Deja un comentario...