Compartir
Roberto Rodríguez, Yokasta Díaz y Edison Fernández y otra persona no identificada.

Miguel De Jesús

Especial/Caribbean Digital

Los veganos, desde que el empresario Juan Heriberto Medrano (kuki) compró los derechos de la televisión por cable han mostrado al país como se hace buena televisión. La transmisión del desfile dominicano del Bronx ayer Domingo fue impresionante.

Roberto Rodríguez, Yokasta Díaz y Edison Fernández y otra persona no identificada.
Roberto Rodríguez, Yokasta Díaz y Edison Fernández y otra persona no identificada.

Roberto Rodríguez hizo una conducción impecable, describiendo con precisión, aportando datos históricos de la ciudad de Nueva York, hablando del temperamento, costumbres, aspiraciones y la idiosincrasia del dominicano.

Miguel de Jesús. Archivo
Miguel de Jesús. Archivo

Yokasta Díaz, llena de luces y  talento dado por Dios, se mantuvo animando y conversando con el público. Su estilo ágil combinado con buena dicción y palabras nacidas en el calor de la emoción coronaron como excelente su labor.

Edison Fernández Director de Micro Visión Canal 10 de la ciudad de la Vega, fue el responsable de dirigir la transmisión. Con buena producción y como  soporte un  material educativo e informativo  logró poner la  chispa para que nadie ni siquiera pensara cambiar de canal.

Los técnicos jugaron un papel importante, al  cuidar cada detalle llevaron a los hogares la calidad de un trabajo profesional. En una transmisión como esa, desde la calle por varias horas y no fallar tan siquiera un micrófono es digno de elogios.

Fue una faena bendecida por Dios, dónde el equipo conformado interpretó con claridad  el papel asignado y con buen desempeño le dieron un toque especial.  Grand Concourse una Avenida larga del Bronx se hizo corta por la alegría que allí se vivía.

Carrosas, diablos cojuelos, deportistas, delegaciones de pueblos y provincias de nuestro país, orquestas, personalidades y no podían faltar las caderas sudadas de mulatas de estas tierras bananeras que al caminar las mecían como cunas que en vez de dormir despiertan niños.

Adolescentes y niños de todas las edades entre risas y calor montaban su felicidad en un carrusel imaginario. Ancianos que vieron en la actividad la oportunidad de  encender  el  pábilo que los mantuvo vivos  y de pies todo el tiempo.

Adaptados al cambio de los nuevos tiempos, con la mente clara en los objetivos específicos, con el alto valor de un pueblo culto y olímpico. El grupo Medrano desde la capital del mundo Nueva York en medio del Corazón del Bronx le dijo al mundo ,que el talento vegano ,rompe fronteras dando cátedras de buena televisión.

No hay comentarios