Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO.- El tabaco es una causa importante de muerte comprobada y reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo reporta como el causante del fallecimiento de la mitad de las personas que lo consumen.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

En el año 2013 la Organzación Mundial de la Salud reportó cerca de seis millones de muertes por causa del tabaco, de las cuales alrededor de 600 mil fueron personas no fumadoras; pero que estaban expuestas al humo ajeno y la otra parte -5.4 millones- eran fumadores.  Esto es el 90 por ciento de las muertes por esta causa.

En el mundo hay unos mil millones de fumadores.  De los cuales 200 millones son mujeres y de éstas cada año muere alrededor de un millón y medio.  La mayoría de estos fallecimientos se pueden evitar con cambios sencillos de actitudes por parte de las personas.

Los hombres fuman mucho más que las mujeres.  El 40 por ciento de éstos lo hace y de las mujeres solo el 9 por ciento.  Sin embargo, ellas cargan con un mayor porcentaje de muertes por humo ajeno, pues constituyen el 64 por ciento de los fallecimientos por esta causa.

Las estadísticas demuestran que cada seis segundos muere una persona por culpa del tabaco.  Esto representa unas 10 muertes cada minuto, 600 por hora y 14 mil 400 al día.  Lo lamentable es que todos estos fallecimientos se pueden evitar con simples medidas de prevención.

El denominado humo de segunda mano.

El humo de segunda mano es el humo del tabaco que hay en el aire respirado por una persona, no importa que sea de huka, cigarrillo, cigarro o pipa.  Se conoce a la persona que respira este humo y no fuma como fumador pasivo o involuntario.  Sin embargo, es un ser humano que sufre los efectos nocivos de la nicotina y otras sutancias tóxicas que están en el humo del tabaco.  De acuerdo a una publicación de la Sociedad Americana del Cáncer en el humo del tabaco hay 7,000 compuestos químicos, de los cuales 250 son tóxicas y de éstas, 69 son capaces de producir cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha planteado que el humo de segunda mano mata a miles de niños –el 31 por ciento de las muertes producidas por el tabaco corresponde a niños- y adultos que no fuman ni van a fumar nunca, pero tienen que pagar con sus vidas la falta de consciencia de los fumadores.  Se calcula que cerca del 40 por ciento de todos los niños están expuestos al humo ajeno en el hogar.

La fertilidad se reduce en las personas que reciben el humo de segunda mano, que  también puede afectar el desarrollo del feto.  Por esa razón las embarazadas no deben fumar ni respirar el humo exhalado por los fumadores.  Al mismo tiempo se calcula que miles de seres humanos sufren de cáncer de pulmón sin haber fumado nunca.

Estudios realizados en animales de experimentación han demostrado que los fumadores pasivos y los activos tienen mayores posibilidades de sufrir de cáncer de mama que las personas que no están expuestas a estos riesgos.

Es recomendable que los padres fumadores, por el bien de sus hijos y de las demás personas que comparten con ellos en el trabajo, la casa o en cualquier otro espacio, dejen de fumar; pero si no es posible hacerlo, por lo menos que se aseguren de que los carros y los espacios donde están los demás se encuentren libres de humo.

No hay comentarios

Deja un comentario...