Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

 Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- El tabaco, cuyo nombre botánico es Nicotiana tabacum, es una planta nativa de América del Sur muy usada en el mundo y por mucho tiempo ha formado parte, junto al alcohol, el mate y el café, de los artículos empleados para compartir a nivel social.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Los productores han logrado que rompa las barreras de las clases sociales y vemos cómo, de  igual manera, fuman ricos y pobres.  No discrimina, en todos produce daños importantes a la salud.  Además de fumado el tabaco se consume masticado y preparado en juka. Pueblos antiguos lo empleaban para ceremonias religiosas y sociales.  Los mayas y los taínos utilizaron mucho el tabaco en diferentes rituales.

Rodrígo de Jerez, una de las personas que acompañaron a Cristóbal Colón en sus viajes por América, de regreso llevó tabaco a España y por el hecho de exhalar humo por la boca, mediante alegatos de la inquisición, basados en que nadamás un hombre poseído por el diablo podía hacer eso, fue apresado.

La nicotina es un alcaloide del tabaco y su nombre es en honor a Jean Nicot, diplomático francés en Lisboa que introdujo la planta en Francia.   Es un veneno que se usa como insecticida.  De la gran cantidad de sustancias que contiene el tabaco, la niotina es la que crea mayor dependencia.  Se ha estimado que es capaz de producir más adicción que la cocaína.

La incitación al consumo por medio de la publicidad subliminal a través de telenovelas, películas y el teatro, no solo impulsada por actores reconocidos tomados como modelo por los espectadores, ha logrado iniciar a muchas personas del mundo en el consumo del tabaco, punto de partida de un viaje acelerado hacia la muerte prematura.  Mediante esta técnica una gran cantidad de protagonistas y antagonistas del teatro, las pantallas chica y gigante han ganado mucho dinero y al mismo tiempo han contribuido a que el mundo pierda a millones de seres humanos.

Los efectos nocivos del tabaco son grandes en salud pública, pero algunos tribunales ante las demandas han establecido que las empresas fabricantes de productos de esta planta, solo incurren en delito si ocultan los informes sobre los daños producidos por el consumo de la misma a la salud de los usuarios.  En vista de este dato se ha optado por escribir en la cajetilla del cigarrillo y envases de otros derivados del tabaco que este producto es perjudicial para la salud.  Sin embargo, en una gran cantidad de países todavía se hace publicidad para el tabaco.

Hubo un tiempo en que los jóvenes que no fumaban estaban fuera de la moda y este argumento fue utilizado por los fumadores para persuadirlos a hacerlo.

En la actualidad muchos niños y adolescentes son inducidos a fumar por padres, amigos, vecinos, profesores, líderes religiosos, deportivos y comunitarios.  Un dato que apoya esta información es el dado a conocer por Pamela Hyde, en el año 2013, en representación de la Administradora de Abusos de Sustancias y Servicios de Salud Mental de los Estados Unidos de Norteamérica en el que afirma que en un día normal en ese país 881,684 adolescentes fuman y de éstos 3,701 lo hacen por primera vez.

No hay comentarios