Compartir

José A. Toribio

Caribbean Digital

El río Yuna sigue sufriendo los embates de la contaminación desde los distintos afluentes que van a parar a esta fuente de agua de trascedental importancia para la producción agropecuaria de la región Nordeste del país.RIO YUNA

Este importante río sufre las consecuencias de los desalmados que no tienen conciencia de la necesidad de proteger la riqueza aquícera del país.

Las autoridades municipales se hacen de la vista gorda ante la imprudencia de personas que lanzan al río desperdicios de carnicería y basura de manera permanente.

A esto se agrega que el Ministerio de Medio Ambiente no se ha dispuesto a tomar medidas para detener la contaminación del Yuna y sus diferentes afluentes.

Es por eso que las aguas de este río, que antes eran un baño obligado para las personas que visitaban las comunidades ubicadas en sus riberas, se han convertido en una amenaza para la salud de quienes habitan en su entorno.

Ojalá las autoridades de Medio Ambiente se animen para impedir que el Yuna siga su veloz carrera hacia su desaparición.

No hay comentarios