Compartir
El que fuera llamado “río Moca”, ahora luce totalmente seco y convertido en un pequeño arroyo-cloaca.

POR NICOLÁS ARROYO RAMOS

Especial/Caribbean Digital

MOCA, provincia Espaillat.- El río Moca, por cuyo cauce corría abundante y cristalinas aguas, fue durante épocas la principal fuente de abastecimiento acuífera que tuvo la población mocana, de un tiempo a esta parte sufre un deterioro progresivo y marcha a una muerte segura, ya que se ha convertido en una cloaca, vertedero y el principal foco de contaminación de esta comunidad.

El que fuera llamado “río Moca”, ahora luce totalmente seco y convertido en un pequeño arroyo-cloaca.
El que fuera llamado “río Moca”, ahora luce totalmente seco y convertido en un pequeño arroyo-cloaca.

El lanzamiento indiscriminado de basura, y desechos químicos por particulares y las empresas e industrias establecidas en el entorno del río, a lo cual se suma la falta de conciencia de muchas personas que habitan en sus rededores, constituyen los principales factores que han contribuido y contribuyen con el deterioro progresivo del otrora caudaloso río, mientras existen unas autoridades del Medio Ambiente y entidades ecologistas, a quienes poco importa esta realidad.

De la abundante agua que corría por el otrora caudaloso río Moca, hoy solo quedan grandes e inolvidables recuerdos en la memoria de generaciones de mocanos que vivieron en las décadas de los 70s, 60s, 50s y 40s, 30s, quienes en la época de niños, adolescente y jóvenes, disfrutaban plenamente de la acariciante agua del río Moca, ya fuera jugando entre amigos, bañándose, pescando, cazando o recorriendo la zona.

Nadie que viviera en esta época en la ciudad de Moca, cuando este río era la principal fuente de abastecimiento de agua, del cual se suplían la mayoría de familias de esta localidad y comunidades cercanas, podrá olvidar aquellas pescas de peces y jaibas que realizaban; la caza de tórtolas y rolas, al igual que el maroteo de naranjas, mangos, aguacates, guineos, plátanos lechosas, en los alrededores.

El que fuera llamado “río Moca”, ahora luce totalmente seco y convertido en un pequeño arroyo-cloaca, lleno de materia fecal, aguas negras, desechos químicos y basura, el cual requiere con urgencia de una labor de rescate y concienzación de la población, en la que deberán involucrarse las autoridades del gobierno, municipales y legislativas, las entidades ecologistas, Asociación para el Desarrollo, juntas de vecinos, medios de comunicación, entidades educativas y la población en general, con el objetivo de evitar que este río desaparezca definitivamente.

No hay comentarios