Compartir
Padre Regino Martínez Bretón. Archivo.

Padre Regino Martínez Bretón

Especial/Caribbean Digital

Dajabón, R.D. Ustedes, hombres y mujeres al capacitarse aquí en Solidaridad Fronteriza, en éste diplomado social universitario de los Derechos Humanos e Interculturalidad, contando con el aval de la facultad de ciencias Jurídicas y Políticas de  la UASD, tienen que poner estos conocimientos en practica. Hacer de estos una rutina, sin prejuicios, pero con la suficiente veracidad y objetividad, y , por demás la vocación  de que los Derechos Humanos (DD HH) , la reciprocidad y respeto mutuo durante el trato con las  otras personas inmigrantes puedan practicase en todos los hogares de la República Dominicana y, ser solidarios siempre, con los mismos en el resto del mundo.

Padre Regino Martínez Bretón. Archivo.

Cada uno/a de ustedes tienen un sueño y una esperanza, pero esa esperanza se ha convertido en un reto, y en un desafío en este momento. A partir de hoy, en un desafío muy diferente al que la humanidad está padeciendo  en la actualidad; las potencias económicas y bélicas  de hoy, se amenazan, para desarrollar un tema: el de desafiar a la humanidad, a través de  un control cuasi total apoyado en la fuerzas políticas y diplomáticas  que se apandillan en los organismos internacionales.

Los y las que participan de la violencia, sea éste  terrorismo de Estado, logrado por medio a  los  misiles de largo alcance o de los  civiles expresado en el terrorismo suicida. Actualmente, la humanidad se encuentra en permanente  amenaza de guerra nuclear,   en un desafío en el que las grandes potencias las quieren aplicar contra las naciones empobrecidas,  entonces, son los pobres quienes están desafiados ante la avalancha de fuerzas que imponen en su desarrollo  las grandes potencias del mundo.

Por eso, nuestro desafío es diferente,  no tiene arma ni tan poco dinero   no tiene instrumentos que puedan llamar o perjudicar a las autoridades; nuestro desafío es la Defensa de la Humanidad comenzando por  cada uno/a de nosotros/as. Y decimos este debe darse por cada uno/a de nosotros/as,  para ello hay que integrarse. Como por la demanda del respeto a los Derechos Humanos (DD HH), porque si yo defiendo mi vida seré capaz de  estar consciente del valor que tiene la vida de los/as demás. Porque resulta que no se puede valorar nuestra propia vida, que es lo primordial y, Dios nos la ha dado, sin ser valorados.

Entonces, en ese sentido, reitero el reto es crear una defensa con una buena fortaleza consciente para poder concientizar a las otras personas de que promuevan los Derechos Humanos y lo mantengan, fijamente, llevándolos a todos los hogares de esta zona fronteriza norte, si les posible  al resto de las otras zonas de la línea fronteriza desde Montecristi hasta Pedernales, y todo el país.

Pienso, debemos de extenderlo a grande espacios de los cinco Continentes de la tierra, por que hay personas que muchas veces  tienen que abandonar su familia, su vivienda y país, para poder vivir de una manera más digna. Sobre esto, decimos los/as mas vulnerables  son los Haitianos como los  Dominicanos, así como de otros lugares de Latinoamérica y del Caribe.

Lo que cada uno de ustedes han aprendido, es posible renovarlos como  conocimiento durante larga vida, cada vez  que nos entregarnos sin miedo esto supone un  reto en la práctica de la felicidad, resultando  un valor muy bueno porque lo que puede ser bueno para mí es bueno para él, la otro/a y lo que es malo para mi es malo para él, la otro/a otro/ a.

No hay comentarios