Compartir
El presidente panameño, Ricardo Martinelli.

Caribbean Digital

Panamá, (PL)El enfrentamiento verbal público entre el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, y su vicepresidente, Juan Carlos Varela, escaló un paso más con la demanda interpuesta por el mandatario contra su exaliado por daño moral.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli. Archivo.

Ambos líderes políticos se acusan mutuamente de ser amigos del empresario italiano Válter Lavítola, procesado en Nápoles junto a la empresa Finmeccanica por corrupción internacional.

Esa firma vendió a Panamá 19 radares, seis helicópteros y un mapa digital por 250 millones de dólares y se sospecha hubo una enorme sobrefacturación, pago de coimas y compromisos de beneficiar a la empresa con nuevos contratos en el país.

Martinelli demandó a Varela en el Juzgado Décimo Séptimo de Circuito, Ramo Civil, de Panamá, y hoy repitió que lo hizo porque “soy un ser humano como todo el mundo, y no lo estoy demandando como presidente”, aclaró.

“A mí se me ha calumniado, se me ha injuriado y yo quisiera que las instancias legales resuelvan estos casos, que no se resuelva vía medios de comunicación social sino a través de instancias legales”, agregó el mandatario. Y vaticinó que “ya estamos terminando esta telenovela”.

Varela respondió a la demanda que “a mí nadie me va a intimidar, ni me va a desviar de defender los intereses del pueblo panameño”. “Seguiré adelante, y el Presidente lo que debe es preocuparse por los problemas que afectan a la población”, reiteró.

El vicepresidente se reunió con diputados y abogados que evalúan el contenido de la demanda para determinar las acciones a seguir.

El arzobispo metropolitano, José Domingo Ulloa, sugirió que se instale con urgencia una mesa de diálogo entre los partidos políticos para negociar un pacto ético, sugerencia apoyada por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas.

Fuente:Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...