Compartir
Miguel Vargas, presidente del PRD. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO./El presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas, exhortó este viernes al nuevo gobierno a separarse claramente de las prácticas viciosas que el país quiere terminar de una vez por todas, para lo cual puede contar con esa organización.

Miguel Vargas, presidente del PRD.

Sin embargo advirtió al presidente Danilo Medina que si las ambigüedades, las presiones, las cargas del pasado lo hacen incapaz de esa necesaria separación, entonces se encontrará con la firme posición de esa organización, “junto a otras con las que buscaremos construir un sólido bloque democrático por el cambio”.

Vargas, quien pronunció un discurso en la casa nacional de su partido  acompañado de diputados, alcaldes y altos dirigentes perredeistas, afirmó que ¨dentro de 4 años el PRD será gobierno, pero no queremos fundar nuestro éxito futuro en los escombros de un gobierno incompetente; siempre preferiremos ser el continuador responsable del desarrollo nacional con sentido de justicia social y de probidad administrativa¨

Dijo que por esas razones el PRD ha decidido promover la confianza en el futuro, decirle al presidente Danilo Medina que para las  buenas iniciativas, para todas aquellas que vayan en beneficio del pueblo podrá contar con el apoyo vigilante del PRD, así como también seremos críticos firmes de sus errores, y sobre todo cabales representantes de los anhelos de una sociedad que quiere, necesita y exige cambios en la conducta de su liderazgo.

A continuación el texto completo del ¨Manifiesto  del 17 de Agosto 2012¨, dirigido al país y leído por Vargas ante los periodistas:

Pueblo dominicano:

 

En el día de ayer tomó posesión de su cargo el nuevo Presidente dela República, Danilo Medina. Se inicia así un nuevo período constitucional y una nueva etapa política en la vida de nuestro país. En su discurso a la nación el presidente Medina hizo un conjunto de propuestas. Por lo tanto, de lo que se haga o deje de hacer en los próximos meses dependerá en gran parte el bienestar del pueblo dominicano.

El presente Manifiesto recoge la posición del Partido Revolucionario Dominicano en relación con las expectativas y necesidades que nos plantea el futuro inmediato.

Los dominicanos y dominicanas, independientemente del partido por el cual votaron, el 20 de mayo votaron por un cambio. En ese sentido convendría también que el nuevo mandatario tome nota de las reacciones populares en cuanto a la composición de su gabinete. Es deplorable que se perdiera la oportunidad de enviar una clara señal de renovación.

 

En el país existe un inmenso deseo de transformación y cambio; hay demasiado cansancio con factores que obstaculizan el desarrollo pleno dela Nación.

La pobreza, la desigualdad, la exclusión, la corrupción y la impunidad son males que aquejan a nuestra sociedad y con respecto a los cuales el ciudadano común da muestras de fuertes críticas y signos claros de impaciencia. Esos son los temas que debemos abordar y que el nuevo gobierno está en la obligación de afrontar.

La posición del PRD es firme en esta materia. Sus militantes y simpatizantes somos entusiastas partidarios de los cambios, seremos atentos vigilantes en su logro, y severos críticos en caso de obstaculizarse, aplazarse o distorsionarse. El resultado electoral nos confió el papel de oposición, labor que cumpliremos con espíritu patriótico para colaborar con la solución de los problemas del país; no seremos obstáculo para los cambios sino entusiastas soportes si se impulsan y se desarrollan.

El papel de principal fuerza de oposición también nos lleva a cumplir un rol de fiscalización y contraloría ciudadanas; cumpliremos esta función como representantes de una gran parte del pueblo y como fuerza que se dispone a garantizar dentro de cuatro años el relevo político y la alternabilidad institucional. Desde las posiciones institucionales en las cuales nuestro partido participa y en el escenario de la opinión pública seremos firmes promotores de las reformas que el país reclama.

El PRD buscará entendimientos con otras fuerzas políticas y grupos sociales para articular un poderoso frente que promueva y  apoye los cambios necesarios. Se hace indispensable contribuir a impedir el inmovilismo, eliminar prácticas que dañan la democracia y aportar para la superación de la pobreza, la desigualdad y la exclusión. La concertación  con las demás fuerzas políticas y sociales se hará sobre la base del respeto y el debate constructivo.

El PRD se plantea contribuir a promover cambios económicos, sociales, políticos y administrativos que a estas alturas son indispensables y, más aún, inaplazables, entre los cuales destacamos:

1ero. El Énfasis social de las políticas públicas:

Es necesario desarrollar políticas para superar la pobreza, la exclusión y la desigualdad. Hemos visto políticas que usan a los pobres pero los conservan pobres para exigirles luego apoyo electoral. Tenemos que erradicar esas prácticas y buscar una vía auténtica, progresiva y permanente para superar del drama social dominicano. El elemento fundamental es la participación de los pobres en la superación de su condición.

2do. Educación:

La inversión del 4 por ciento del PIB en educación debe hacerse sobre la base de una profunda reforma al sistema educativo que también garantice la articulación integral de todos los actores.

3ro. Sector Productivo:

 

Se requiere un relanzamiento del sector productivo nacional, mediante la implementación de políticas publicas que mejoren muestra capacidad de competir en los mercados internacionales, contribuyendo a la generación de riquezas, de divisas y de nuevas fuentes de empleos, sobre la base del respeto al medio ambiente.

El gobierno debe garantizar la seguridad jurídica y el respeto al estado de derecho para atraer nuevas inversiones,  poniendo especial atención al sector energético como soporte para el desarrollo del turismo, la industria, el sector agropecuario, el comercio y las demás actividades económicas.

4to. Generación de empleos:

Se hace necesaria una política de generación de empleos dignos y oportunidades como primera línea de combate a la pobreza. Esto se lograría apoyando la producción y el emprendedurismo, con especial atención en los proyectos impulsados por jóvenes y mujeres y mediante la asignación de recursos para el financiamiento y formalización de las micro, pequeñas y medianas empresas.

5to. Lucha sin cuartel contra la corrupción y la impunidad:

El país ha visto cómo la corrupción ha alcanzado niveles sin precedentes, auspiciados o permitidos por los altos niveles del Estado. El país está obligado a librar una lucha implacable contra esta perversión.

 

6to. Lucha a fondo contra la inseguridad, el crimen común, el crimen organizado y el narco tráfico:

Esta lucha exige mejores policías, mejores tribunales, mejor Ministerio Publico y un gobierno decidido a combatir estos males.

7mo. Promoción de la reforma de los partidos políticos y del sistema electoral:

Los partidos son instituciones centrales de la democracia y es necesario que sean más democráticos, que sus mecanismos de financiamiento sean pulcros y transparentes, y que sus cuadros de dirección reciban a todos los niveles adecuada formación ideológica, política, ética y ciudadana.

Del mismo modo, hay que tomar decisiones para que factores que pervierten los resultados electorales sean eliminados, sea dentro de los partidos, fuera de ellos o en la nación en su conjunto. De manera que podamos tener procesos electorales con equitativa participación de los partidos, para lo cual es necesaria la aprobación dela Leyde Partidos Políticos y Garantías Electorales yla Reformadela Ley GeneralElectoral.

 

8vo. Reforma del Estado dominicano:

Este planteamiento es una deuda que el sistema político tiene con el país. El Estado hay que reformarlo para mejorar su administración pública, para hacerlo descentralizado, para abrir los campos de la participación ciudadana y para que sea más transparente, eficiente, eficaz y responsable.

9no. La descentralización política, administrativa y fiscal:

Constituye una tarea indispensable para que el país pueda resolver los problemas que la centralización ha creado o incrementado. Además, es el espacio adecuado para que la participación ciudadana pueda darse con mayores posibilidades de intervención real, lo cual también implica el fortalecimiento de los gobiernos  municipales.

10mo. Reforma Judicial:

El país requiere un sistema judicial confiable, en el cual el ciudadano común crea porque lo considere capaz de impartir verdadera justicia, en forma imparcial y oportuna. Debemos Continuar con el fortalecimiento del poder judicial y las altas cortes, consolidando su independencia y sostenibilidad para lograr una sociedad moderna, transformada y transformadora.

11avo. Impulso a las Organizaciones dela Sociedad Civil:

Los partidos son indispensables pero no son el único canal de participación social. Las Organizaciones dela Sociedad Civilson instrumentos vitales para que la intervención del pueblo pueda ser canalizada adecuadamente, logre ser efectiva y permita la correspondiente vigilancia sobre los servidores públicos.

12avo. Reforma económica y financiera del Estado:

El país ha vivido en medio de un voraz e irresponsable endeudamiento que la generación actual y las futuras se verán obligadas a pagar. Hemos crecido, pero hay un cuestionable manejo de las cifras y situaciones financieras que es necesario conocer a fondo y que pueden traer malas noticias a los dominicanos.

Los cambios y las reformas serán indispensables pero no se pueden hacer para que los pobres y la clase media lleven la carga principal. La política económica no se puede concebir mediante el sacrificio de los pobres que ya han sido sacrificados sistemáticamente. Promover la inversión nacional y extranjera porque el país es atractivo, confiable y con futuro es una tarea a la cual hay que dedicarle inmensas energías institucionales.

13avo. La presidencia dela República:

 

El despacho presidencial no puede ser el recinto de un poder fuera de control sino el centro de la gerencia efectiva de la administración pública y del Estado, con instrumentos modernos, con personal capaz de dar seguimiento a las políticas gubernamentales siempre con la idea de preservar su irrenunciable sentido social.

Las anteriores propuestas expresan algunos de los elementos esenciales que guiarán la acción política del PRD. No hay democracia fuerte sin instituciones públicas y privadas también sólidas; a su fortalecimiento nos comprometemos. El nuevo gobierno que ayer se inició debe separarse claramente de las prácticas viciosas que el país quiere terminar de una vez por todas; para ese propósito puede contar con el PRD. Sin embargo, si las ambigüedades, las presiones, las cargas del pasado hacen que el nuevo gobierno se muestre incapaz de la necesaria separación, entonces se encontrará con la firme posición de nuestra organización, junto a otras con las que buscaremos construir un sólido bloque democrático por el cambio.

Dentro de 4 años el PRD será gobierno. El partido no quiere fundar su éxito futuro en los escombros de un gobierno incompetente; siempre preferirá ser el continuador responsable del desarrollo nacional con sentido de justicia social y de probidad administrativa. Por estas razones el PRD ha decidido presentarle este Manifiesto del 17 de Agosto a la nación y al nuevo gobierno, para promover la confianza en el futuro, para decirle al presidente Danilo Medina que para las  buenas iniciativas, para todas aquellas que vayan en beneficio del pueblo podrá contar con el apoyo vigilante del PRD, así como también seremos críticos firmes de sus errores, y sobre todo que seremos cabales representantes de los anhelos de una sociedad que quiere, necesita y exige cambios en la conducta de su liderazgo.

 

Muchas gracias.

Que viva el Partido Revolucionario Dominicano.

Que Dios bendiga a nuestro pueblo.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario...