Compartir
Scarlett Johansson

Caribbean Digital

El sueño de toda agencia cuando emprende una campaña publicitaria es que esta se vuelva viral. Lo intentan recurriendo a muchas estrategias como el humor, la originalidad o la emoción. Y a veces funcionan. Otras veces, la reacción que generan es totalmente inesperada.

Scarlett Johansson
Scarlett Johansson

Esto es lo que les ha sucedido a los creadores del último anuncio de SodaStream, una empresa que vende máquinas para fabricar tus propios refrescos en casa. La marca contó con la actriz Scarlett Johansson para protagonizar un spot que pretendía triunfar gracias al carisma de la joven. El vídeo, en efecto, está dando muchísimo que hablar, pero no por las razones que esperaban. El motivo es la polémica que se ha levantado en torno a la ubicación de la fábrica de SodaStream, una empresa israelí, en territorio cisjordano.

El vídeo de la discordia es muy sencillo. En él aparece la joven actriz enfundada en una bata blanca haciendo una demostración de cómo preparar un refresco con la máquina de SodaStream. Una vez con la bebida lista, se pregunta cómo puede hacer que el mensaje se haga viral. A continuación, se quita la bata, dejando ver un vestido de noche, y se suceden unos planos en los que la actriz disfruta de la bebida con ademanes sensuales. Finaliza con la frase “lo siento, Coca-Cola y Pepsi”.

Nunca sabremos si la visión de la bella actriz bebiendo un refresco habría bastado para hacer viral al anuncio, porque nada más hacerse público el vídeo se ha levantado un tremendo revuelo por razones bien distintas.

La empresa en cuestión tiene su sede en el asentamiento judío de Maalé Adumim, en Cisjordania. Según Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), un movimiento dirigido en contra de las ocupaciones ilegales en territorios palestinos, la fábrica estaría en un territorio que no le pertenece, ahorrándose alquileres e “impidiendo la continuidad de un futuro estado palestino”.

Johansson había cultivado una reputación solidaria y altruista y su implicación con la empresa israelí ha levantado ampollas. Tanto es así que se ha visto obligada a poner fin a su papel de embajadora de la ONG Oxfam Internacional, después de ocho años de colaboración.Ha declarado que nunca había pretendido convertirse en la cara de ningún movimiento social o político y ha insistido en su apoyo a “la cooperación económica e interacción social entre el democrático Israel y Palestina”.

Pese a la polémica levantada, la actriz no se ha desligado de la campaña y el anuncio será emitido en la final de la Super Bowl. En solo dos días el vídeo se ha hecho con casi 5 millones de reproducciones en YouTube, por lo que la empresa puede presumir de haber cumplido su propósito de lanzar una campaña viral.

Marcados por la polémica
No es la primera vez que la marca SodaStream se encuentra en el punto de mira debido a uno de sus anuncios. El año pasado se vieron envueltos en un escándalo debido a la agresividad de sus campañas.

La marca difundió en el Reino Unido un spot de televisión en el que se ve a distintas personas utilizando la máquina para crear el refresco en su casa. Cada vez que la activan, se volatilizan las botellas de los almacenes. La polémica estalló poco tiempo después de su emisión, ya que se prohibió que la pieza fuera difundida en televisión alegando que “denigraba a los otros refrescos“.

En el verano del mismo año, Coca-Cola amenazó con demandarlos a causa de otra impactante campaña que lanzaron: colocaron veinte jaulas gigantes en varios puntos del mundo repletas de latas de refrescos con el fin de concienciar sobre la cantidad exacta de residuos que provoca el consumo de Coca-Cola, Fanta, Pepsi o Aquarius.

Escándalo tras escándalo, lo cierto es que gracias a todas las polémicas generadas la marca se ha dado a conocer mundialmente y sus ventas se han disparado.

 

No hay comentarios

Deja un comentario...