Compartir

El 15 de septiembre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajó a la base aérea Andrews (Maryland) para celebrar los 70 años de la Fuerza Aérea norteamericana y aseguró que su país defenderá a su pueblo ante “cualquier amenaza en contra de su forma de vida”.

Sin embargo, uno de los momentos de ese acto que tuvo más repercusión fue el saludo entre el mandatario y su esposa, Melania Trump, debido a que se limitó a un frío apretón de manos.

De inmediato, las críticas y burlas no se hicieron esperar en las redes sociales. Algunas personas bromearon con  el hecho de que se trató de “un acto desesperado” de esa mujer de origen esloveno para conseguir el permiso de residencia en EE.UU., a pesar de que ya posee la nacionalidad estadounidense.

Otros usuarios justificaron la actuación de la pareja y estimaron que, si Trump besaba a su esposa en público, ella “vomitaría”.

Algunos consideraron que se trataba de “una mejora”, en función de los momentos incómodos que protagonizó la pareja presidencial estadounidense en el pasado.

En el evento, Donald Trump aprovechó la ocasión para asegurar que había platicado con “una mujer extraordinaria” antes de subir al podio. Sin embargo, se refería a la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, a quien le expresó su solidaridad por el último atentado en el metro de Londres. 

José Luis Montenegro

Fuente de noticia

No hay comentarios