Compartir

SANTO DOMINGO. El jonrón con bases llenas, el juego perfecto, la atrapada de cordón de zapatos, el doble play salvador, el ponche de out 27, todas estas hazañas figuran en el Museo de Cooperstown, una carrera que no es de home a primera.

Ser inmortal, firmar con estas letras “HOF” es tocar los dinteles de la gloria, con sobriedad y sin perreos.

El Salón de la Fama, localizado en Cooperstwn, un pobladito de la Ciudad Desnuda, Nueva York, es un museo semi-oficial dirigido por entidades privadas que sirve como punto central para el estudio de la historia del béisbol en los Estados Unidos y en el mundo. También tiene como funciones la exhibición de importantes objetos relacionados con este deporte, así como la realización de actividades encaminadas a honrar a las personas que se han destacado como jugador, dirigente o propulsor de béisbol.

Cuando se menciona el “Salón de la Fama de Cooperstown” en artículos y conversaciones, se hace referencia sobre todo a la lista de homenajeados, más que al museo. El lema del Salón es: “Preservar la historia, honrar la excelencia, conectar generaciones”.

Normas de elección

Los beisbolistas elegibles provienen de un listado aprobado por un Comité que descarta los candidatos menos calificados, dentro de los requisitos básicos que deben cumplir, se encuentran, tener cinco años o más de retiro del deporte activo y haber jugado diez años como mínimo en las Grandes Ligas.

La elección se lleva a cabo por la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA), o por el Comité de Veteranos, que consta de miembros del Salón y los ganadores de los premios Frick y Spink. La boleta consta de 25 a 40 candidatos y cada escritor puede elegir hasta diez jugadores. El jugador beneficiado por el 75 % o más de los votos es exaltado, y su inducción se realiza en una ceremonia que forma parte del fin de semana de exaltación, conocido como el “HOF Weekend”.

Comienza la selección

Las labores intensas ya comenzaron para la elección de quienes serán elevados al Hall de la Fama de Cooperstown el domingo 29 de julio del 2018.

Las papeletas ya están impresas y el lunes serán enviadas a los 487 que tienen el derecho a votar de los más de 700 miembros de la Major League Baseball Writers Association of América (MLBWAA).

El manejo de esta operación la dirigen el presidente del Hall de la Fama, Jeff Idelson, y el secretario tesorero de la Asociación, Jack O’Connell.

Los votos deben ser enviados antes de las 12 de la media noche del 31 de diciembre, y los resultados se revelarán el miércoles 24 de enero, a las seis de la tarde.

18 nuevos candidatos

Los nuevos candidatos son 18 y son los siguientes: Chris Carpenter, Johnny Damon, Brian Fuentes, Liván Hernández, Aubrey Huff, Jason Isringhausen, Andruw Jones, Chipper Jones, Carlos Lee, Brad Lidge, Hideki Matsui, Kevin Millwood, Jamie Moyer, Scott Rolen, Johán Santana, Jim Thome, Omar Vizquel y Kerry Wood.

Los 14 del año pasado

De la selección del año pasado 14 pasaron con más del 5% de los votos pero menos del 75%.

Ellos fueron: Trevor Hoffman, 327 votos, 74.0%; Vladimir Guerrero 317, 71.7%; Edgar Martínez 259, 58.6%; Roger Clemens 239, 54.1%; Barry Bonds 238, 53.8%; Mike Mussina 229, 51.8%; Curt Schilling 199, 45.0%; Manny Ramírez 105, 23.8%; Larry Walker 97, 21.9%; Fred McGriff 96, 21.7%; Jeff Kent 74, 16.7%; Gary Sheffield 59, 13.3%; Billy Wagner 45, 10.2%, Sammy Sosa 38, 8.6%.

La “Tormenta de Don Gregorio”, Vladimir Guerrero era poseedor de un talento singular y fue oenoso que quedará fuera.

Su arsenal de cinco herramientas, su agresivo swing a la derecha y su sonrisa de oreja a oreja… Todo eso y mucho más distinguieron a uno de los jardineros más brillantes y de clase única y que ahora parece estar destinado a integrar el Salón de la Fama de Grandes Ligas.

Guerrero finalizó en la quinta posición entre los 34 jugadores que integraron la boleta de votación para el 2017 luego que los resultados se dieron a conocer el miércoles, lo que fue un impresionante debut del ex cañonero tras ser nombrado en el 71.7% de las 442 boletas.

Nueva reglamentación

Barry Bonds, Sammy Sosa, Roger Clemens y Mark McGwire tendrán menos tiempo para seguir como candidatos al Salón de la Fama del béisbol, después de los cambios implementados en el proceso de votación.

La junta del Salón de la Fama redujo de 15 a 10 años el período que un jugador puede ser candidato a la exaltación por votación de los cronistas, lo que significa que a McGwire, Bonds, Clemens y Sosa, otras estrellas de la llamada “Era de los Esteroides” que han sido marginados de Cooperstown, todavía pueden aparecer en 7 votaciones cada uno.

Inmortales no reciben sueldos

El beisbolista que le colocan su placa en la Catedral de la Inmortalidad, sella su historia de por vida pero por ser un miembro de Cooperstown no recibe alguna remuneración fija. Ningún salario mensual como los inmortales del Salón de la Fama del Deporte Dominicano. Pero, lo que si es cierto es que el nombre de los “afortunados” son usados en artículos que se comercializan en el museo, por lo que cada miembro recibe un porcentaje de las ventas. Así mismo son invitados a participar en actividades donde también se perciben recursos. Además, cuando visitan los Estados Unidos reciben todos los privilegios al más alto nivel y están liberados pago de entradas a los estadios.

Source link

No hay comentarios