Compartir

La Cámara Baja del Congreso filipino ha aprobado este 12 de septiembre un recorte de fondos a la Comisión de Derechos Humanos, que contará con un presupuesto de solo 1.000 pesos filipinos (casi 20 dólares) para el 2018. Según Reuters, la intención de paralizar el órgano fue aprobada por mayoría absoluta: 119 contra 32. La Comisión, que adoptó una posición crítica con las medidas antidrogas del presidente Rodrigo Duterte, fue calificada como ‘inútil’ por el portavoz de la Cámara de Representantes.

La CDH fue establecida por la Constitución filipina de 1987 como un órgano nacional independiente con facultades para investigar los casos de violación de derechos humanos, incluyendo los derechos políticos y civiles. Desde que el líder del país inició la polémica guerra contra las drogas en el verano del 2016 la Comisión trató de investigar miles de asesinatos en Filipinas y reclamaba falta de financiación y recursos humanos para complementar sus tareas. Los opositores de la dura campaña contra los narcotraficantes manifestaron que el recorte del presupuesto es en represalia por sus críticas a la política de Duterte.

A su vez, Pantaleón Álvarez, portavoz de la Cámara Baja, lanzó acusaciones contra la CDH: “Si quiere proteger los derechos de los criminales que reciban fondos para su presupuesto de los criminales”, aseveró en una entrevista. Aunque el recorte de fondos todavía no es definitivo y tiene que ser aprobado por el Senado, se espera que no haya obstáculos porque la mayoría de los miembros de ambas cámaras del Congreso apoyen la política del presidente.

Fuente de noticia

No hay comentarios