Compartir

El Rey sigue muy pendiente los asuntos de Estado, especialmente complicados en estos días, y la Reina compagina sus actos institucionales con el cuidado de sus hijas, que se acaban de reincorporar al colegio. Este año coinciden, además, dos hechos significativos: por un lado, doña Letizia cumple 45 años el 15 de septiembre y por otro lado, su hija mayor, la Princesa de Asturias, de 11 años, empieza a estudiar el Primer curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), una nueva etapa formativa que conlleva cambios y una mayor exigencia académica.

Aunque los 45 años de la Reina son, en principio, una fecha casi tan redonda como los 40, en esta ocasión no está previsto que el palacio de La Zarzuela difunda imágenes especiales, como hizo en el cuadragésimo aniversario de doña Letizia, cuando se divulgó el amplio reportaje fotográfico realizado por Cristina García Rodero, premio nacional de Fotografía. Además, el día del cumpleaños, don Felipe tiene previsto asistir a unos actos militares en Rota, por lo que doña Letizia tendrá que esperar a que el Rey vuelva de Cádiz y las niñas salgan del colegio para celebrar su aniversario en familia. Aun así, como este año cae en viernes, la Reina dispondrá de todo el fin de semana para disfrutar de una fecha tan especial.

Este será el decimocuarto cumpleaños que doña Letizia celebre en La Zarzuela y el cuarto como Reina. La fecha coincide con una etapa personal especialmente buena para ella, en la que se la ve alegre y relajada, y transmite esa sensación a sus interlocutores. Poco a poco, doña Letizia va encontrando su lugar como consorte y como sucesora de una Reina, doña Sofía, que ha dejado el listón muy alto. Y a pesar de los problemas políticos, económicos y sociales que hay en España, doña Letizia ve cómo el reinado de don Felipe va recuperando los índices de popularidad y confianza  de los mejores tiempos. Una tendencia positiva a la que ella ha contribuido, ya que la opinión pública suele percibir a la Familia Real como un todo, de manera que los errores de un miembro repercuten en todos los demás, y los éxitos también.

La Princesa Leonor está siguiendo los pasos formativos de su padre.
La Princesa Leonor está siguiendo los pasos formativos de su padre.

A todo ello se suman las satisfacciones que le dan sus hijas, dos niñas de las que se siente orgullosa. Como muchos otros padres, don Felipe y doña Letizia se esfuerzan en ofrecerlas una educación complementaria a la del colegio y en inculcarles valores y principios, como «la responsabilidad, la libertad, la solidaridad o la tolerancia». Para ello, fomentan el hábito de la lectura en sus hijas, las animan a tocar instrumentos musicales, a recibir clases de ballet y a practicar diversos deportes, y las envían a campamentos de verano. Además, la Reina está convencida de que el cine es una extraordinaria herramienta pedagógica para complementar la formación de sus hijas y selecciona películas educativas de acuerdo con la edad y los gustos de las niñas. Todo ello, con normalidad, sin caer en las pedanterías que circularon antes del verano.

Empieza la ESO

El curso que acaba de empezar la Princesa de Asturias es el primero de los cuatro que integran la ESO. Cuando los termine, podría optar por continuar estudiando los dos años de Bachillerato en España o irse un año o los dos al extranjero, como hizo su padre, que cursó en Canadá el equivalente a COU. Hasta entonces, su educación será igual a la de los demás estudiantes de su edad, aunque reciba en casa clases de refuerzo en idiomas y las asignaturas que se vayan considerando oportunas.

En un momento dado, todavía sin definir, Leonor deberá recibir una formación específica como heredera de la Corona. Esa educación especial probablemente incluya su paso por las tres academias militares, como hizo su padre, aunque la decisión sobre si la Princesa recibirá o no formación militar la deberá tomar el Gobierno en su momento. En el caso de don Felipe, se decidió que, una vez terminado el Bachillerato, estudiara un curso en el extranjero, después recibiera la educación castrense, a continuación estudiara en la Universidad y finalmente hiciera un máster en Estados Unidos.

El Rey siempre se ha mostrado muy satisfecho con la formación que recibió, por lo que es probable que desee para su primogénita una educación muy parecida, aunque adaptada a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades. Hasta el momento, Leonor está siguiendo los pasos formativos de su padre, incluso acude al mismo centro, el colegio Santa María de los Rosales, pero lo cierto es que la educación de don Felipe no empezó a diferenciarse de la de los demás chicos de su edad hasta que cumplió los 17 años, y Leonor cumplirá 12 en octubre.

Seguro que también te interesa…

La Reina Letizia acompaña a sus hijas en su primer día de colegio

La estilista de la Reina

Así ha sido la Primera Comunión de la infanta Sofía

Fuente de noticia

No hay comentarios

Deja un comentario...