Compartir
Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

Dicen movimientos telúricos es una alerta para que el país se prepare para eventos mayores.

SANTIAGO, RD./ La regional Norte del CODIA y la Sociedad de Ingenieros Estructuralistas Dominicanos, sugirieron este martes al gobierno iniciar un plan de reforzamiento  de las estructuras públicas, sobre todo hospitales y escuelas ante los constantes movimientos telúrico que han sacudido el país en las últimas horas.

Archivo.

Durante una rueda de prensa el presidente del CODIA y de Sienedom, ingenieros Martín Mejía y Elvin Cabrera, dijeron que  hasta el momento, los movimientos han sido de moderada intensidad y los daños son mínimos.

Pero entienden que estos sismos de baja intensidad “nos están dando tiempo para que nos preparemos, esperemos que cuando suceda un evento de mayor intensidad estemos preparados y no sea demasiado tarde”, explicaron.

Manifestaron Mejía y Cabrera que  ahora la inversión económica y de tiempo que se debe hacer para mitigar el riesgo en estos momentos es mínima comparada con la pérdida   económica y de vidas que se puede presentar en caso de no hacerlo.

Plantearon los expertos la necesidad de una campaña de reforzamiento en las estructuras de gran importancia para la población y donde se reúnen grandes cantidades de personas (escuelas, hospitales, redes de telecomunicación, centros de bomberos, palacios policiales y edificios gubernamentales).

Pusieron de manifiesto que es necesario evitar el emplazamiento de edificios en lugares cercanos a fallas geológicas y en suelos susceptibles a derrumbes y licuefacción.

Igualmente, dicen que es preciso penalizar las contracciones de obras ilegales y organizar  simulacros en escuelas, hospitales  y lugares públicos donde asisten grande cantidades de persona, donde para las universidades, se elaboren programas educativos para la carrera de ingeniería, con énfasis en el área de ingeniería sísmica.

“Los eventos sísmicos que se han registrados en los últimos días en nuestro país, nos están recordando que vivimos en un país con  una  peligrosidad sísmica de muy considerable que la probabilidad de que se registren sismos de gran magnitud es alta”, dijo.

Cabrera y Mejía, dijeron que en las últimas décadas  la masa edificada en las principales provincias del país, específicamente Santo Domingo y Santiago,  ha aumentado considerablemente con relación al año  de 1946, año en que  ocurrió  aquel sismo desbastador, el cual alcanzo una magnitud superior a 8 en la escala de Richter.

Manifestaron los dirigentes del CODIA y Sinedom, sostuvieron que era una masa  edificada que en un alto porcentaje no cuenta  con una adecuada capacidad sismo-resistente, ya sea porque se construyó  en una época donde los códigos de diseño no contemplaban la acción sísmica en el diseño estructural.

Indicaron que el riesgo sísmico al que está expuesta una población es función de dos factores fundamentales como es la  peligrosidad sísmica y vulnerabilidad estructural.

Y agregaron que observando el historiar sísmico del país se dan cuenta que la peligrosidad sísmica es alta, dado que en diferentes momentos se han registrados sismos de gran intensidad.

“Nuestra situación no es para asustarnos, sino que es para que nos ocupemos de nuestra realidad y empecemos a desarrollar planes de mitigación de riesgo, de la misma manera que  nos preparamos  cuando estamos bajo alerta de un huracán o una tormenta, debemos hacerlo para el caso de un terremoto”, declararon.

En el encuentro con los periodistas además de Cabrera y Mejía , asistió el arquitecto Federico Amado, donde plantearon la necesidad de educar a la población  con la oorganización de  simulacros en escuelas, hospitales  y lugares públicos donde asisten grande cantidades de persona.

No hay comentarios

Deja un comentario...