Compartir
El Inspector Lic. Abel Rojas Portavoz Oficial de la DNCD. Archivo.

Redacción/Caribbean Digital

 

 

 

 A propósito, el periodista Juan Isidro Inoa, escribe el artículo “¿Qué es lo que se oculta con Abel Rojas?”.

 

 

SANTIAGO, RD.– Con el incidente de la madrugada del martes 07 de mayo de 2013, cuyo protagonista, el periodista y vocero de la  Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), en esta ciudad, Abel Rojas,  tuvo una delicada recaída, se ha querido confundir a la población, mientras quieren culpar a la prensa de ser los chivos expiatorios en el asunto.

El  Inspector  Lic. Abel  Rojas   Portavoz  Oficial  de la DNCD. Archivo.
El Inspector Lic. Abel Rojas Portavoz Oficial de la DNCD. Archivo.

Una versión no coincide con la otra, pero hay semejanza que no pueden esconderse detrás del hecho.

Inclusive, se contradice hasta la misma fuente de entero crédito que ofreció la información a Caribbean Digital a pocas horas de ocurrir el suceso contra Abel Rojas, a pesar de que guarde un parentesco con la victima.

“Publica que fue hospitalizado de emergencia en el Centro Médico Cibao el comunicador Abel Rojas y que darás mas detalles en breve”, escribió en un mensaje el informante, a través del BBPIN, a las 7:47 minutos de la mañana del pasado martes.

A las 8:57 am, de este mismo día, remitió otro mensaje: ¿Chequeaste lo que te puse de Abel?”.

A las 9:08 am, envió otro mensaje en el BBPIN con lo siguiente:  “En la madrugada de hoy unos ladrones penetraron a la residencia del comunicador Abel Rojas y le propinaron golpes en la cabeza y sustrajeron varios objetos, entre ellos varias armas de fuego”.

Entonces, partiendo de esos detalles tan precisos, este medio digital, como otros de la ciudad, se hizo eco con la información sobre la salud de Abel y difundieron la noticia.

Pero mas tarde,  a las 9:12 am, la fuente, que tiene un parentesco con la victima, expuso de manera aclaratoria: “No es cardiaco sino un derrame a causa de los golpes”.

“El pronostico es reservado. Lo tienen en la unidad de cuidados intensivos”, expresa otro mensaje a través del BBPIN, emitido a las  9:22 am, del mismo martes 7 de mayo, cuando pasó todo.

Después de todos esos detalles de una fuente cercana al periodista,  resulta que el vocero de la DNCD se cayó de una camilla en la clínica y que no fue golpeado en su casa.  Sin embargo, los delincuentes que habrían penetrado a su residencia se robaron una pistola.

El impacto del robo fue lo que causo que se le subiera el azúcar a Abelito, según circulan otras versiones.

Pero si no hubo tal robo ni golpes contra el vocero de la DNCD, ¿por qué ha de haber una investigación de alto calibre integrada por una comisión de la DNCD y la Policía Nacional?.

Al paradójico en el caso, es que la seccional del Colegio Dominicano de Periodistas en Santiago, desmiente a las declaraciones de la prensa ante un incidente de un comunicador.

 

 

A propósito del controversial del tema,  Caribbean Digital reproduce un artículo al respecto escrito por el periodista Juan Isidro Inoa.

 

 

¿Qué es lo que se oculta con Abel Rojas?

 

 

 

De Juan Isidro Inoa

Como de costumbre, no tenia energía eléctrica en la casa y cuando me enteré fue en horas de la tarde. Cuando yacirculaban dos versiones sobre lo ocurrido al colega y vocero de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) Abel Rojas Helena.

Me dicen que la versión de la mañana era que había sido asaltado, golpeado y le habían sustraído sus armas de reglamento (una pistola y una escopeta).

La segunda versión que empezó a correr a media mañana fue que había sufrido una crisis de diabetes y que el golpe que presenta en la frente fue fruto de una caía que sufrió cuando lo transportaban en la camilla.

A esas dos versiones, y para mas confundir, el Colegio Dominicano de Periodistas seccional Santiago emitió una nota desmintiendo que habías sido asaltado y golpeado pero en su sexto párrafo dice “De acuerdo a la versión de los familiares de Abel Rojas, entre ellos su hermana Saturnina Rojas, el periodista un poco antes de las 7:00 de la mañana llamó a su esposa para pedirle ayuda porque estaba muy mal, por lo que esta llamó a Saturnina para que lo socorriera, al llegar a la casa encontraron todo cerrado por lo que fue necesario que un sobrino volara la cerca para penetrar a la casa, ya adentro Abel le informó a sus familiares que le habían robado sus armas, lo que al parecer desató la confusión”.

¿Entonces? ¿Cómo le robaron sus armas? ¿En cuales circunstancias?

Pero a pesar de la familia y algunos colegas querer dar un giro a la primera versión su jefe superior, general Rosado Mateo y el jefe de la policía declaran que nombraron una comisión para investigar lo ocurrido al periodista y vocerode la DNCD Abel Rojas. Y el vocero de la policía Máximo Báez Aybar me dice por mi cuenta de Twister que está esperando el resultado de las investigaciones.

¿Por qué tiene la policía, la DNCD y el INACIF tienen que investigar un “subión” de azúcar?

¿Dónde de están sus armas? ¿Por qué su cuñado, el edil Miguel Varona dijo “digo” y después “diego”?

Lo peor es que los periodistas que se creen dueños absolutos de la verdad en el programa radial “La Trinchera de la Tarde”, apoyados en su prestigio quisieron “barrer” el piso con quienes usaron fuentes primarias de la información y tienen ambas versiones.
Algo se oculta.

 

No hay comentarios

Deja un comentario...