Compartir
Esta es un a práctica desagradable.

Redacción/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana./ Las vías públicas de esta ciudad sirven para cualquier cosa, menos para que los choferes hagan lo correcto.

Esta es un a práctica desagradable.

Muchos de los conductores de vehículos públicos y privados no respetan las leyes, ya que constantemente violan las señalizaciones de tránsito. Peor aún, no hay autoridad alguna que les importe.

El dueño de este carro dijo que lo estaciona así para que no molesten a su hijo que juega en la vía pública.

Tres ejemplos son suficientes para darse cuenta que en este país los dominicanos viven en una selva, pero un poquito mas desorganizada.

Este vehículo transita sin placa.

Un carro estacionado en medio de una calle del ensanche Libertad, cuyo propietario alegó para justificar su irresponsabilidad que los vehículos transitan muy rápido por el lugar y el quiere evitar que maten su hijo que juega en la vía pública.

Asimismo, se puede observar un vehículo, aparentemente del Ejército Nacional,  que baja por la avenida Las Carreras sin placa, “como perro por su casa”.

De igual el espectáculo acostumbrado, dos choferes del carro público, conocido como “carros de concho” en medio de la calle principal de Nibaje, cambiando dinero para devolverle al pasajero. A su lado, un chofer chequea su carro en un improvisado taller en las aceras.

No hay comentarios