Compartir
Barack Obama. Archivo.

Caribbean Digital

Washington,(PL) El presidente de Estados Unidos Barack Obama intentó este lunes  insistir en la política de amenazas contra el gobierno sirio al advertirle sobre la supuesta utilización de armas químicas.

Barack Obama. Archivo.

A juicio del mandatario, la utilización de tal tipo de armamento constituiría “una línea roja” que determinaría la acción de Washington contra Damasco.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el gobernante aseguró que hasta el momento no ha ordenado una intervención militar contra la nación árabe.

No obstante, enfatizó que está monitoreando la situación cuidadosamente, al tiempo que confirmó la existencia de varios planes de contingencia.

Habría enormes consecuencias si empezamos a observar movimiento o el uso de armas químicas en el frente. Eso haría cambiar mis cálculos significativamente, sentenció.

En reiteradas ocasiones, Washington ha referido que el mandatario y su equipo no han descartado ninguna opción, incluida la militar, para lograr una transición política en Damasco.

Estados Unidos es uno de los siete países de los 188 miembros de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya, Holanda, que reconoce disponer de armamento químico.

Washington es una de las naciones que ha recurrido a este tipo de armas, como es el caso del agente naranja, herbicida empleado masivamente como defoliante durante la Guerra de Vietnam, el cual además provocó malformaciones en los descendientes de aquellos que fueron expuestos a estas sustancias.

La situación de inestabilidad en la nación árabe responde a las divergencias entre el gobierno y grupos opositores que han desembocado en un agudo conflicto.

Desde su inicio en marzo de 2011, el conflicto sirio ha causado más de 17 mil muertos, un millón y medio de desplazados y alrededor de 150 mil refugiados en los países vecinos, según datos de Naciones Unidas.

Rusia y China, con asientos en el Consejo de Seguridad de la ONU, se han opuesto de manera directa a una intervención militar dirigida a derrocar al gobierno del presidente Bashar al-Assad, como pretenden Estados Unidos y sus aliados occidentales.

Informaciones de prensa constatan que Washington, junto a naciones de Oriente Medio como Arabia Saudita y Catar, proveen de armamento sofisticado a los grupos de oposición que se encuentran desplegados por todo la nación y que protagonizan numerosos ataques terroristas contra las fuerzas leales a al-Assad.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios